La opinión del hincha. Volvió el futbol, volvió el Pato.

Y llegó el bendito día que volvimos al Duco!  Personalmente desesperado, no veía la hora de estar ahí y como yo, muchos Quemeros que se dieron cita.  Si bien era la segunda fecha de la Superliga, era un partido “clave” ya que Huracán desde el principio mismo debe ganar para no sufrir en los promedios. Y digo clave porque era de local, el principio, y con otro tipo de resultado la cosa tendría otro color.  Mejor ni pensarlo, ya está.

Con el paso del Huracán la Renga por Parque Patricios, el campo quedó mal.  Me consta el esfuerzo que se puso en revivirlo pero el tiempo fue poco y el clima no ayudó tampoco.  Y salimos a jugar el partido pero al toque nomas, ellos con un tiro cruzado casi nos embocan.  Creímos que solo era la primera jugada pero no, Ñuls siguió presionando.  Huracán no se encontraba “a si mismo” hasta que se lesionó Bogado y lamentablemente tuvo que salir…

Pero entró el futbol.

Ante la ovación de la gente, ingresó Patricio Toranzo con una valija llena de pases, de habilitaciones, de cabeza levantada, de despliegue,  y Huracán empezó a jugar al futbol.  El partido cambió radicalmente y se volcó a favor nuestro por el resto del primer tiempo y faltando casi nada, un gran centro del Kaku y la llegada de Pussetto  que con el marote nos hizo estallar a los Quemeros.

El segundo tiempo  ellos salieron (con un par de cambios) mas ofensivos y la verdad que tuvieron dos chances (una en el travesaño, Díaz miraba) y otra de uno que iba a venir al Globo y al final no vino, Leyes, que sumada a la del primer tiempo me da que tuvimos suerte.  Pero Huracán jugó bien.  Tuvo momentos muy buenos y siempre quiso.  Y eso es muy bueno.

Destacados: La figura el pato Toranzo (por Dios seguí así), la roca Salcedo, que ya estoy pensando en hacer una rifa o algo para comprar el pase de este muchacho, Calello muy bien, Pussetto rápido (está empezando a soltarse, este pibe no tiene techo) y también me gustó Coniglio, que creo que cuando Wanchope nos deje va a ser un caso serio.

Los vi flojos a Marcos Díaz y a Chimino.  Pero creo que a ambos el campo de juego los trató mal.  Principalmente a Marcos en esa del travesaño que me pareció verlo medio resbalar y sin poder reaccionar.

En suma, ganó Huracán un partido que debía ganar.  Esta victoria nos acomoda la cabeza a todos ya que la confianza se elevó y, por sobre todas las cosas, la paz que se genera para poder seguir trabajando para encontrar el equipo, que todavía (para mi) le falta un montón.  Pero claro, esto es estupendo para empezar.

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: