La opinión del hincha feliz: Olimpo 0 Huracán 2

Yo siempre digo que hay momentos que se debe poner toda la carne en la parrilla, que hay que jugársela para ganar o perder, que a partir de ESE MOMENTO las cosas cambian, para bien o para mal.  Para el resto de la Superliga Olimpo-Huracán era solo un partido mas, solo una estadística que haría, quizás, de relleno el día lunes.  Pero para Huracán y Olimpo no era nada de eso, ni siquiera parecido: era un partido fundamental, bisagra.

Huracán llegó a Bahía Blanca sabiendo que se jugaba una final.  El DT Alfaro ponía un 4-4-2 con Wanchope y Coniglio otra vez de arranque para (a mi entender) ganar o ganar el partido.  El plantel desde el comienzo salió concentrado, aguerrido, con muchas ganas y por sobre todas las cosas, buscando la oportunidad para lastimar.  En contrapartida, el rival (al que se esperaba que se la jugara a todo o nada desde el minuto 1) no mostró claridad ni la garra de otros partidos.  Entre que Olimpo no hacía mucho y que nosotros esperábamos el momento justo, el tiempo pasaba y nada.  Solo un tiro de Wanchope y un centrito de ellos sacudían la modorra hasta que se despertó Pussetto.  El pibe pelea una pelota en defensa, la gana con garra, empieza a correr eludiendo rivales y se la pasa a Wanchope que sin dudar mete una pelota al área (estilo Toranzo) para que Coniglio haga su primer gol en Huracán.  Golazo.  Nos fuimos al descanso con una sonrisa de oreja a oreja… los mensajes de whatsupp eran todos bonitos y twitter explotaba de alegría.  No era para menos.

En el segundo tiempo ellos intentaron despertarse y los primeros diez minutos eran como que se habían dado cuenta que se hundían irremediablemente y apretaron.  Pero la defensa estaba firme y Calello y Toranzo manejaban los espacios que nos dejaban.  Pussetto seguía corriendo como loco y pasó el momento.  Alfaro decide que el Pato Toranzo descanse –“No doy mas” le decía a su reemplazo- y también sale Mariano González.  Entran el Kaku y Bogado y éste, desde fuera del área, toma una pelota y le pega con tres dedos y contra rosca.  La pelota viaja por el aire ante la mirada de todos y se clava en el ángulo del arco local.  Impresionante.  Se escuchó desde la tribuna local el canto “Jugadores…” y claro, fue el fin.

Partidazo de Huracán.  Las figuras para mi: Calello, Pussetto, Toranzo.  Si bien Marcos tuvo poco trabajo cuando tenía que aparecer lo hizo, como nos tiene acostumbrados.  Lo flojo, y como siempre aclaro que es una opinión personal, estuvo en el sector derecho ya que Chimino no lo vi ni fino marcando y tampoco  con la pelota.  Y a Wanchope lo veo fastidioso, incómodo, como que hasta que no haga un gol no se va a soltar.  Pero bueno, son pocos los puntos flojos en un partidazo.

El tiempo juega a favor de Huracán, no tengo ninguna duda.  Y ahora tenemos dos semanas de trabajo en equipo para seguir conociéndose, para seguir explorando variantes.  Y todo en un ambiente inmejorable.  Hace rato que les digo que este equipo va a seguir creciendo y debo admitirlo: me está gustando el técnico.

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: