La opinión del hincha Huracán 1 Velez 0. ¿Y ahora?

El día empezaba con lluvia.  Y más lluvia. El partido era a las 21.30, al otro día se labura…  Mágicamente un par de horas antes de ir al Duco las nubes se fueron y los Quemeros empezaban a llegar a su barrio, provenientes de todo el país con la esperanza que el Globo se recuperara y volviera a escaparle a la zona de abajo.  Lentamente las tribunas se fueron poblando y llegó el momento de empezar el partido y el Palacio lucía espléndido.

La expectativa que había en los tablones se transformó en furia de nuestros jugadores que salieron a morfarse crudo al rival.  Primero Toranzo se lo pierde y luego Wanchope erra un cabezazo frente al arco que era gol…  pero no fue.  Y vino lo que sabemos que vino.  Wancho se va de la cancha lastimado y entra Coniglio.  Las caras de todos nosotros eran solo muecas de fastidio.  Pero el equipo estaba concentrado en ganar.  Pussetto estaba endiablado (figura de la cancha) y el resto en un gran, enorme nivel.  Y fue Nacho que en una corrida desparrama rivales y uno de ellos lo baja en el área que da a la Bonavena.  Penal !!  y Bogado lo fusila al arquero.  Las muecas pasaron a ser sonrisas y el griterío se escuchaba en todo el barrio.

Terminó el primer tiempo con la sensación que Huracán podría estar ganando por tres goles, por lo menos.

Comienza el segundo y al ratito, de un córner del rival, sale una contra de manual entre el Kaku y Nacho Pussetto que recorren todo el campo entero del Duco y la finaliza el Pato Toranzo errando un gol que de hacerlo, cerrábamos el estadio pero el Pato la tira afuera y yo, particularmente, casi muero ahí…  pero Huracán siguió y siguió y nunca dejó que ellos se acercaran, salvo en contadas ocasiones pero sin tener claridad suficiente como para vencer a Marcos Díaz.

Ganó Huracán.  Ganó un partido especial, hay que decirlo.  Porque con esta victoria pasamos en la tabla de abajo a los rivales de ayer y a Patronato, de un saque.  Y los dejamos mirando el horizonte más preocupados que perro en un bote.  Pero de tanto escapar de abajo llegamos arriba… y ahora la cosa cambió totalmente.

Al técnico, cuando llegó a Huracán, lo miraba de reojo.  Es más: le daba 5 partidos.  Tacaño, anti futbol, con el método de poner un micro en el área chica para que no nos hagan goles.  En una charla que tuvimos los medios partidarios con él en la Quemita, lo que nos decía de la forma que quería hacer jugar al equipo me sorprendió.  Y luego el crecimiento futbolístico partido a partido me empezó a dar vuelta lo que pensaba.  Hoy digo que es un técnico extremadamente inteligente y que se adaptó a Huracán, lo entendió al plantel y nos entendió a los hinchas.  Estoy muy contento con Alfaro.  Un DT de nivel.

Cuando caminaba para casa luego del partido los amigos me preguntaban “¿Y ahora?”  Que se yo.  Estamos ahí.  Es una locura, pero estamos ahí.  Ganémosle a Chaca y vemos.  Porque hay que ganarle a Chaca en su casa… es un partido muy jodido.  Pero no se, lo veo al equipo, lo veo plantear los partidos al técnico, veo la situación general y que se yo…  Una locura?

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: