La opinión del hincha: La Quemita.

Todo el mundo habla bien de La Quemita.  No hay discursos en contra.  Y me dispuse a pasar un día en la pileta pero en modo “ortiva” cosa de encontrar dentro de lo bueno, algo para mejorar.  Como buen esquizofrénico llegué con mi auto a la puerta…

-“¿Hola, cómo te va? ¿Sos socio? Bienvenido!”  Qué? Me estabas esperando?

Estaciono mi corsita en una playa con piso de piedritas y con un techo de media sombra. Que lo pario, me digo.  Y me mando al sector de pileta: “Hola! Cómo va? Sos socio? Y empiezan a explicarme todo el sistema de entrada, con revisación médica.  Trato de encontrar algo para mejorar, no lo encuentro.

Te recibe el médico.  “Hola! Cómo va? Ponete acá” Nada, nada para mejorar.

Te llevan a la sobrilla que alquilaste.  Digo: acá algo encuentro.  “Hola Quemero (obviamente tengo la cadenita con el Globo) donde te querés poner?”

Voy al vestuario.  Insólita la limpieza.   Los empleados te reciben con un “buen día” Que se yo…

Y me mando a la pileta.  Todos Quemeros, todos buena onda, todo extremadamente limpio, todo sin poder decir: “mirá acá”

Ir a la pileta de la Quemita es como ir a un lugar donde estás deseando estar cuando estás en el laburo.

El ambiente es algo soñado.  Es como estar en tu casa pisando pastito recién cortado que te invita a meterte al agua.  Me tocó un día con excesivo calor.  Sombra por todos lados.  Amor por todos lados.

Me tocó ir a varios lugares gracias a amigos y clientes de mi laburo.  Tuve la oportunidad de poder comparar lugares como el club Geba, el club de Amigos y varios más.  La Quemita les pasa el trapo a TODOS.  Es EMOCIONANTE poder contarles a ustedes que es un momento que (créanme) no van a poder olvidar fácilmente.

El lugar es lindo apenas entras.  Te podes ubicar donde te plazca y dejas tus cosas y te acercas a la pileta.  El agua clara, la gente riendo y disfrutás.  Pasa el tiempo y te agarra hambre.  Vas al barcito y te ofrecen un menú riquísimo y barato.  Volvés a la pileta y empieza el aqua gim (no se imaginan las risas esa hora que dura la clase).  Todo matizado con música linda, bajita, que acompaña.  Pero de repente, sin poder creerlo, del sistema de audio suena el canto de nosotros en el Duco… vuelve la música y al rato otro cantito nuestro,  No lo podía creer, era como estar en mi dormitorio.

Y el sol empieza a caer.  Créanme que uno siente que el reloj pasa muy rápido.  Pero no importa: la gente NO SE VA a pesar que la noche gobierne: sacan las heladeritas o piden en el barcito o van a las parrillas y todo sigue… Yo no vi en ningún lugar esto que acabo de describir.  La gente se queda, literalmente.

Soy muy hincha de Huracán.  Cuando mi pibe empezó a hablar, antes de enseñarle a decir “papá” le enseñe a decir “Globo”.  No soy coherente cuando hablo de Huracán.  Pero la Quemita es un lugar donde mis sueños se hacen realidad.  La gente que los maneja (los hermanos Folchi) están “craneando” a toda hora cómo hacer para que la pases muy bien.  Y lo lograron.

Felicitaciones.  Traté de encontrar algún lado flaco para poder intentar mejorar el lugar.     Es imposible.  Me saco el sombrero ante un lugar increíble, hermoso.  Y Quemero, como vos y yo.

 

Felicidades Quemeros, que el 2018 sea el año que soñaron, que se haga realidad todo lo que quieren.  Yo deseo que Huracán se convierta en un club como La Quemita.  Quiero que el amor de mi vida vuele y vuele, como lo hace en Mariano Acosta y Perito Moreno.

 

Felicidades y gran abrazo Quemero!!!!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: