Una pirateada (Belgrano 1-0 Huracán)

Huracán perdió 1-0 ante Belgrano en Córdoba y lamentablemente cerró un gran semestre con una derrota dolorosa pero merecida por el flojo rendimiento. Matías Suárez, a falta de siete minutos, anotó el único tanto de un encuentro que fue parejo hasta la infantil expulsión de Fernando Coniglio.

Dolorosa derrota en el barrio Alberdi del equipo dirigido por Gustavo Alfaro. Dolorosa más que nada por el hecho de no poder decorar de la mejor manera una primera etapa del campeonato en la que el globo cumplió con creces con lo que se esperaba: salir rápido de la zona de descenso, sumar muchos puntos para comenzar la segunda etapa sin la soga al cuello y, por qué no, quedar ubicado en los primeros puestos de la Superliga. Es por eso que, si analizas lo realizado en estos meses de competencia, no caben dudas de que los objetivos se cumplieron y el rendimiento fue de bueno a muy bueno… Pero todo lo contrario pasa si uno se detiene a analizar este último partido, en el que Huracán nunca se encontró en el campo, no se pareció en nada a lo que había mostrado durante todo este semestre y no pudo aguantar el empate en los últimos minutos.

Bajo un diluvio universal se disputaron los primeros 45 minutos de un encuentro que, si bien tuvo en su primer cuarto de hora lo más interesante con una llegada clara por lado (cabezazo de Amoroso y zurdazo de Coniglio), fue de trámite parejo y sin sacarse ventajas. Huracán con un 4-4-2 bien plantado pero sin ideas a la hora de tener la pelota, nunca encontró los espacios para lastimar a un Belgrano que plasmó un equipo con más movilidad en mitad de cancha pero sin una referencia en el área que provocaba, ante cada desborde y llegada al fondo, la necesidad de tener que volver para atrás. A la hora de analizar al equipo de Alfaro, se notó la poca participación tanto de Pussetto como del Kaku, los encargados de asistir a Briasco y Coniglio.

Luego de una floja primera mitad, el complemento, por su parte, comenzó con el elenco quemero unos metros más adelantado y teniendo más ambición de ataque, sobre todo en los primeros instantes. Si bien no inquietó al arquero Acosta, sí lo hizo con la defensa del Pirata, producto de un par de diagonales de Pussetto de derecha a izquierda que no concluyeron con final feliz.

Todo lo bueno que parecía estar mostrando Huracán en el segundo tiempo, y ya con Solís en cancha en lugar de Briasco para aprovechar las contras que comenzaban a aparecer, se derrumbó con la tonta expulsión de Fernando Coniglio, luego de un codazo innecesario a Federico Lértora delante del árbitro Herrera, quien no dudó en mostrarle la roja directa. A partir de allí el globo lo único que se dedicó a hacer es a cuidar el cero y rezarle a Marcos Díaz, quien le tapó un mano a mano imposible a Sequeira, tuvo alguna que otra intervención importante, pero no pudo hacer nada a falta de siete minutos con un bombazo de Matías Suárez al primer palo (luego de un lateral-centro) que sentenció la victoria para el Pirata.

Huracán finalizó el semestre con 21 puntos en el campeonato, producto de seis victorias, tres empates y tres caídas. Si bien faltan disputarse varios partidos, es un hecho que pasará las fiestas en puestos de clasificación a la Copa Libertadores, pero lo más importante de todos es que se ubica a nueve puntos de Olimpo, el último equipo de los que hoy estaría descendiendo. El 2018 arrancará con todo para el globo, ya que su primer encuentro será recibiendo a River en el Ducó y luego visitará a Racing en Avellaneda.

¡Hasta 2018, quemeros!

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: