La opinión del hincha Huracán 2 Central 3.

Ante la mirada de los Quemeros que nos quedamos en Buenos Aires, se nos desarmó el castillo de arena que con tanta alegría veníamos construyendo.  Si después del partido con Racing decía que ese día había sido un baño de realidad, ahora esa realidad nos golpeó con su cara más dura, nos hizo doler.  Y mucho.

Huracán volvió a entrar dormido a la cancha.  Si bien íntimamente sabía que, como todo equipo de Alfaro, jugar de local y tener que ir al frente se le iba a complicar.  Pero como venía todo tan bien, todo “sobre ruedas”, había dejado un poco de lado ese pensamiento cambiándolo por fe.  Pero lamentablemente se chocó y duro en ese primer tiempo y me cuesta tener que decir que la banda  izquierda así, no puede seguir.  Con un Villalba que bajó su rendimiento estrepitosamente y con un Noir que, debo admitirlo, no se a que juega.  Para colmo de males, la gente murmuraba con un Toranzo demasiado solo, no tiene con quien jugar, con quien construir algo.  Es que Huracán apuesta a la “entrega” pero de futbol poco y nada.  Este famoso doble 5 sirve cuando hay que aguantar el partido pero no cuando hay que ganar de local.  Y no se puede jugar con un solo jugador creativo porque se termina perdiendo inevitablemente contra el mediocampo rival.  Y claro, ese primer tiempo dolió…

La segunda parte es más “salir a quemar las naves” y ver qué pasaba con un ir a buscar como sea posible e intentar, mediante cualquier medio, arrimar al área rival.  Y Huracán lo hizo y llegó.  Y con peligro, ya que Rosario Central es un muy buen equipo de la mitad para adelante pero su arquero y la defensa son el punto flojo.  Y ese ir del Globo trajo el descuento y luego nos cobran un penal y se vuelve a repetir esa vergüenza que nos toca ver a los Quemeros otra vez, como con el Kaku y Wanchope: se pelean por patearlo ante la vista de todo el mundo.  Obviamente Coniglio (aparentemente el más “guapo” “banana” de la discusión) llegó nervioso a patear la pelota y la mandó a la tribuna visitante.  No hay más comentarios.

Ellos clavaron el tercero y luego Damonte volvió a descontar, haciendo un brillante segundo tiempo en contraste con el primero que fue para el olvido.  Lo que no se puede olvidar es el trabajo del pibe Pussetto ya que con sus enormes actuaciones está empezando a desentonar con sus compañeros ya que el nivel es altísimo, desbordando, marcando, jugando, poniendo, en suma: otro partido de 10 puntos.  Como era de esperar, el estadio lo aplaudió de pie.

Esta derrota me mató.  Me hace volver a ver a Chaca, Arsenal, Vélez, etc. cuando debo admitir que yo miraba a Boca, San Lorenzo y al sorprendente Talleres de Kudelka.  Este partido hizo que sienta que el próximo, con Arsenal, sea uno de esos cotejos donde hay que jugarse la vida y ganar medio a cero.  Si, ahora hay que volver a pelear por nuestra vida en la Superliga cuando habíamos sentido que el protagonismo iba a ser otro.  Y duele, duele mucho.

Tienen que venir cambios en el equipo titular.  Quizás sea la hora del Pipi Araujo y Bogado, para tener alguien que juegue a la pelota con Toranzo o Montenegro.  Y empezar a ganar.  Porque los castillos de arena son difíciles de construir pero muy fáciles de romper.

 

Saludos Quemeros!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: