“Nacho” Pussetto: cuando el sacrificio, la constancia y la humildad logran cumplir los sueños

El delantero de Huracán Ignacio Pussetto (22) es uno de los mejores jugadores de la Superliga. Detrás de su habilidad, de su entrega y de sus goles se esconde una historia de sacrificios, sueños y una gran humildad para llegar a ser coreado por sus hinchas en todos los partidos. “Me siento muy orgulloso, siento que la gente ve el trabajo que estoy haciendo. Pero creo, también, que no me tengo que relajar ante esos elogios. Tengo que seguir aprendiendo y esforzándome para seguir mejorando”, dice.

 

¿Qué recuerdos tenés de tu infancia vinculada a la pelota?

Yo soy de Cañada Cosquín, un pueblo bastante chico, a 120 KM de Santa Fe Capital.  Lo primero que hacen es tirarte la pelota y jugar al futbol, cada vez que salía de mi casa era para juntarme con mis amigos a jugar al futbol. A los 10 años comencé a soñar con jugar en primera y llegar a la selección. Empecé a esa edad a jugar en el club de mi pueblo, jugué a hasta los 15 años y llegué a debutar en la Primera División de la Liga local y a los 16 me fui a Rafaela para jugar en AFA.

 

¿Siempre jugaste de 7?

Siempre jugué de delantero por afuera o solo de punta, de 9. En Rafaela en los primeros años de inferiores el técnico me había puesto de 9 y había salido goleador. Cuando me subieron a AFA lo hacía por afuera. Puedo jugar de 9, por ahí me cuesta un poco por el tema del físico, no soy tan grandote como otros jugadores que juegan en esa posición y a lo mejor eso hace que me cueste un poquito.

 

Cuándo eras chico, antes de llegar a Rafaela, ¿tenías algún jugador en tu puesto que miraras y admirabas?

A los 15 o 16 años comencé a mirar mucho a David Villa que es un jugador que siempre me gustó y también a Di María.

 

¿Cómo acompañó tu familia tus deseos de ser futbolista profesional?

Mis viejos siempre me acompañaron a todos lados donde me tocaba jugar, me acompañaban ellos y eso fue fundamental. Me recomendaron que terminara la secundaria y yo lo quise cumplir. Es más, hasta empecé a estudiar kinesiología en un terciario pero por falta de tiempo tuve que dejar. Para mí, es básico que los jugadores terminen el secundario y en mi caso me hubiera gustado tener más tiempo para seguir estudiando.

 

¿Cuánto hubo de sacrificio tuyo y de tus padres para poder llegar a jugar en Primera?

El sacrificio de mis padres fue bancarme siempre y llevándome a jugar todos los torneos. Y por mi parte el sacrificio fue alejarme de mi familia, vivir solo, bancarse no jugar, cuando uno sufre alguna lesión, pero yo siempre quise el sueño de jugar en Primera e hice todo para poder cumplirlo.

 

¿Qué sabías de Huracán y que cosas te gustaban de “El Globo” cuando se mencionó la posibilidad de ser transferido?

Lo tomé como un gran desafío, Huracán iba a ser un paso muy importante en mi carrera para afianzarme en Primera, para seguir aprendiendo, estoy al lado de muchos jugadores con trayectoria e intento darles mucha bolilla para seguir aprendiendo. Huracán es un gran salto y para todo jugador estar acá es muy importante.

 

¿Con qué te encontraste y que te sorprendió del mundo Huracán?

Me vine solo a la Capital, mi novia (vive en Rosario) venía cada 15 días a verme y mis viejos tenían la posibilidad de viajar seguido. Así que no estaba tan solo. Sin embargo, fue un cambio bastante grande porque de estar acostumbrado a un club chico como Rafaela que no tiene la cantidad de hinchas que tiene Huracán, empezar a tener la presencia de la prensa mucho más seguido en los entrenamientos. Fue un cambio grande pero lo asumí desde el principio porque yo tenía otros objetivos y día a día me propuse ir mejorando. Desde el primer día que llegué al club me hicieron sentir parte del club. Me sorprendió el trato que me brindaron algunos jugadores grandes como Mariano González, Montenegro y Toranzo que uno los veía por televisión y la verdad que son muy buena gente y muy buenos compañeros.

 

Luego de jugar algunos partidos en la Primera de Huracán, “Nacho” sufrió pubalgia, una lesión muy complicada que lo alejó de las canchas por cuatro meses. ¿Cómo te sentiste todo ese tiempo?

Primero tuve un desgarro y eso trajo como consecuencia una pubalgia aunque en un principio no le acertábamos en el diagnóstico y eso hizo que sea peor porque no sabía bien lo que tenía. Yo pensaba que tenía una hernia, que era solo pubalgia y cada semana se complicaba más porque me dolía más. Entrenaba y me hacía peor. Con el paso del tiempo fui entendiendo un poco más de qué se trataba la lesión, traté de estar más tranquilo, me apoyé en mi novia, en mi familia y en un psicólogo para poder mejorar porque también era un problema psicológico porque estaba más pendiente de la lesión que de otra cosa.

 

¿Qué fue lo que te aportó el psicólogo?

La tranquilidad de que no tiene que estar bien consigo mismo para después poder estar 100% físicamente. Yo, a lo mejor, tenía puesta la cabeza en otras cosas que no me hacían bien y eso influía en la no recuperación de la lesión. El psicólogo me decía que tenía que estar tranquilo, que disfrutara, de sacar la cabeza un poco del fútbol, de no estar tan pendiente de cuando iba a volver a jugar. Y a medida que fue pasando el tiempo lo fui entendiendo y pude volver a jugar después de 4 meses.

 

¿Cómo sentiste que fue tu rendimiento una vez que pudiste jugar?

Cuando volví no estábamos en una situación muy linda porque estábamos peleando el descenso y se hacía complicado estar tranquilo a la hora de jugar. Ese semestre me costó mucho, no me sentía al nivel para para lo que se pretendía del equipo. Por eso, no estaba al 100% de mi nivel.

 

 

¿En qué radica la llegada de Alfaro para que hoy no solo seas considerado como la figura de Huracán, sino como uno de los mejores jugadores de la Superliga?

Lo fundamental fue la confianza que me brindó desde el día que él llegó. Me dijo que no me veía como delantero, sino más retrasado, un volante externo, que iba a tener que mejorar en esa posición y que si hacía las cosas bien iba a tener la posibilidad de jugar. También fue importante que en la segunda fecha del campeonato (ante Newells) se me haya abierto el arco porque cuando uno hace goles las cosas se le hacen más fáciles y eso ayudó mucho para mi confianza y para el equipo.

 

¿Qué sentís cada vez que la gente corea tu nombre en el Ducó?

Me siento muy orgulloso, siento que la gente ve el trabajo que estoy haciendo. Pero creo, también, que no me tengo que relajar ante esos elogios. Tengo que seguir aprendiendo y esforzándome para seguir mejorando.

 

¿Qué virtudes resaltás de tu juego y qué cosas tenes que seguir mejorando?

La principal virtud mía es la velocidad y el mano a mano en donde me hago fuerte. Tengo que aprender mucho, entre ellas tomarme un tiempo de más a la hora de definir las jugadas, eso es fundamental. Hoy en día mejoré mucho el tema de la vocación defensiva y siento que puedo dar una mano en lo defensivo y llegar a la vez al área rival. Son cosas que hay que seguir mejorando, uno nunca termina de aprender.

 

 Pussetto es el goleador de Huracán con seis tantos, aunque no es un delantero de área. ¿Te esperabas convertir esta cantidad de goles?

Cuando te toca convertir es algo muy lindo y ojalá pueda seguir por esta recha. Lo más importante es que el equipo gane, tengo que seguir trabajando en la definición, tratando de achicar el margen de error en cada situación que tengo y me queda una sola tratar de aprovecharla y convertir.

  

¿Qué pensás que más le gusta a la gente de Huracán de tu juego y de tu actitud dentro de la cancha?

Creo que les gusta mucho la entrega y el sacrificio que uno demuestra. Todos los compañeros lo tenemos, a veces la gente se encariña con ciertos jugadores y lo hace saber. Le agradezco a la gente por ese apoyo, tengo que seguir demostrando que puedo estar a la altura y que cada partido puedo mejorar mi nivel un poco más.

 

Se menciona que en junio de este año sos el indicado para poder ser vendido al exterior. ¿Te desespera irte ahora o te podés quedar otro año más en Huracán?

No pienso en eso, pienso en el día a día, estoy muy cómodo y muy a gusto en el club. En junio se verá si el club necesita vender o si quieren que me quede más tiempo.

 

Para el momento en que seas transferido al exterior. ¿Te gustaría ir a alguna liga en especial o jugar con algún jugador en particular?

No tengo preferencias en ese sentido, tengo el sueño de jugar en un club grande de Europa. Me encantaría jugar al lado de Messi, pero para eso me falta trabajar y mejorar mucho.

 

¿Soñás con poder estar en la selección y ser parte del Mundial del 2022 donde ya vas a tener 26 años?

Sí, obviamente. El sueño que tengo de chiquito es jugar en la selección, ojalá algún día se me pueda cumplir, para eso hay que esforzarse, no bajar los brazos que las cosas después llegan solas.

 

¿Qué cosas te gustan hacer en tu tiempo libre?

Lo que más me gusta es cocinar, yo lo uso como un pasatiempo, soy una apasionado de la comida, me gusta comer. Comparto muchos momentos con mi novia y con mi familia. Me gusta juntarme con amigos, salir a pasear con mi novia cuando me viene a visitar. Ella estudia en Rosario así que por el momento tenemos una relación a distancia y disfrutamos mucho estar así.

 

Cuando tenes un poco de tiempo, ¿te pones a pensar en tus comienzos en el fútbol de chico, tus sueños de jugar en Primera y el presente que tenés hoy en un club tan importante como Huracán?

A veces no caigo, no me imaginaba cumplir este presente, pero lo disfruto, soy un afortunado de estar pasando este momento. Cuando me poco a pensar lo que sufrí y trabajé para llegar a este momento hace que valore y disfrute el doble éste presente en “El Globo”. Yo sigo trabajando y ojalá este nivel lo pueda sostener y mejorar a lo largo del tiempo.

 

Alejandro Gorenstein

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: