Se escapó en el final (Huracán 1-1 San Lorenzo)

En el Tomás Adolfo Ducó, Huracán y San Lorenzo igualaron 1 a 1 en el clásico de barrio. Andrés Chávez, luego de un jugadón de la figura Nacho Pussetto, abrió el marcador para el globo, pero sobre el final del partido el ciclón lo empató con un cabezazo de Reniero.

Faltó muy poco. Pero así son los clásicos. Son encuentros especiales en los que no se puede ni debe perder la concentración ni siquiera un segundo. Y eso le ocurrió hoy a Huracán. En lo actitudinal y en la manera en que afrontó el “derby”, no hay nada para reprocharle al equipo que dirige Gustavo Alfaro. Lamentablemente en la única falla defensiva se desmoronó un encuentro que se tenía totalmente controlado.

Fue un típico partido clásico, peleado en mitad de la cancha, con el nerviosismo de ambas partes predominando y muy friccionado. Durante la mayor parte del primer tiempo se dio un encuentro chato con pocas llegadas. Por el lado de Huracán, un cabezazo de Matheu que encontró Navarro fue lo más destacado, sumado a una jugada aislada en la que Pussetto no pudo definir por sobre el arquero azulgrana. En cambio, su rival se aproximó solamente mediante un centro de Belluschi que conectó Blandi en el primer palo.

Sin embargo, cuando nada pasaba en el clásico y la primera mitad llegaba a su fin, el siete quemero fabricó junto al mosquito Silva una pared en derecha y luego de desbordar y llegar al fondo asistió a Andrés Chávez, quien solo tuvo que colocarla para gritar su primer gol con esta camiseta. Y vaya en qué partido…

El arranque del complemento mostró a un Huracán decidido a ampliar la diferencia, pero no pudo aprovechar las esporádicas jugadas que tuvo y a medida que fueron corriendo los minutos se fue tirando atrás. San Lorenzo por su parte, sin muchas ideas, enviaba a los laterales arriba pero siempre terminaban en centros despejados por los centrales quemeros. El conjunto de Biaggio inquietó únicamente con un cabezazo de Blandi que salvó el Melli García con una volada.

El segundo tiempo transcurría y el globo comenzó a tener espacios como para poder ampliar la diferencia. Lamentablemente los ingresos de Noir y Montenegro esta vez no fueron beneficiosos y ambos se notaron muy imprecisos, sobre todo el Rolfi, que perdió muchas pelotas que parecían sencillas.

La visita, en cambio, mejoró mucho con el ingreso de Romagnoli en lugar de Barrios. Éste le aportó mucho más fútbol en el mediocampo, que hizo tirar aún más atrás al elenco de Alfaro. Lamentablemente Huracán pagó esto sobre el final del partido: a falta de tres minutos para la finalización del clásico, y luego de una jugada elaborada por izquierda, Nicolás Blandi envió un centro desde la punta izquierda que Nicolás Reniero, luego de anticipar a Carlos Araujo en el segundo palo, pudo conectar con un salto y cabezazo certero que fue un baldazo de agua fría en el Ducó. Sobre el final, fue expulsado en San Lorenzo Robert Piris Da Motta, aunque no hubo tiempo para poder hacer nada con la superioridad numérica.

Fue empate finalmente, que sirve solamente en lo numérico pensando en continuar escalando en los promedios. Está más que claro que era un partido ganable y que se escapó por muy poco. La próxima fecha, Huracán visitará a Temperley (sábado 13.15 hs).

Gentileza SAF

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: