La opinión del hincha. Mirate al espejo

A veces el futbol sorprende.  Boca venía a Parque Patricios campeón, volteando muñecos, dando cátedra.  En el final, terminaron tirados en el piso, exhaustos.

A Huracán lo pusieron un sábado a la mañana, última fecha, contra los que salieron campeones y con todos los ojos mirando al barrio.  La gente se movilizó, ocupó su lugar.  Hace unos años nos alegrábamos con llenar la Bonavena, luego nos pusimos contentos con completar la Alcorta.  Ahora la Mirave nos queda chica y abrimos la visitante.  Vamos por vos, Colonia.

Huracán se jugaba al principio del año la divisional.  En la última fecha de la Superliga, nos jugábamos la entrada a la Copa Libertadores de América.  Se la jugó y entró.

El partido empezó a todo ritmo, Huracán presionó de entrada y embocó al rival al toque.  Nosotros sorprendidos en la tribuna, veíamos como el Globo se perdía el segundo y luego el tercer gol (increíble lo que se come el Mosquito) y ellos se acomodaron… y en un ratito, nos comimos tres.  Al toque, claro.

El entretiempo fue desilusión, zona desbastada, bronca.  Dos amigos se pelearon en la Mirave.  No podíamos entender como Huracán, luego de todo lo que nos demostró, podía correr el riesgo de ser goleado por esta gente.

Huracán es una máquina.

No entiende de cansancio, de dolor, de entregarse.  No puede entender lo que es un rival superior.  No cabe en su cabeza que le ganen.  Jamás.  Venga quien venga.

El segundo tiempo el plantel se vistió de hincha y salió a vender muy cara la derrota.  No ganó el partido porque el destino no quiso, pero el empate a la gente la transformó.  Gritó, agradeció, sufrió y gozó.

Huracán empató 3 a 3 y se clasificó a la Copa Libertadores de América.  El plantel junto con su cuerpo técnico nos regaló a los Quemeros una enorme alegría, no la esperábamos, nos llenó de orgullo.

No voy a hablar de individualidades.  Sería injusto, ya que el equipo entero logró este presente. Este grupo nos demostró que todo es posible, que unirse hace que las cosas sean verdades.  Que algunos brillen con su habilidad, que otros salgan de donde estaban, desde lo más bajo, a encandilar con su luz.  Que alguno venga de otro lado y al toque se adapte y se haga líder y nos haga sacar una foto mirando para otro lado.  Que uno que lleva la cinta le gritemos que se vaya y que termine aplaudido.  Alguno que se quería ir y que se quedó y fue el mejor de su puesto en el futbol argentino.   U otro que venía a hacer que se cuelguen del travesaño y que ahora los Cappistas roguemos que se quede.  Y que otro, al que nos reíamos porque vivía lesionado, nos “pique” con todo lo que nos dio.

Gracias.  A todos.  Creíamos que nos íbamos a la B Nacional.  Nos llevaron a la Libertadores. Imposible que este campeonato pase desapercibido.

Se viene el Mundial en Rusia, Huracán ya no va a jugar.  Pero nos queda esto, esto que… pará. Levantate y andá a mirarte a un espejo.  Ya.

Eso es lo que nos dejó Huracán.

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento
A %d blogueros les gusta esto: