GLOBO… ¿Y SI UN DÍA SOÑAMOS EN SERIO Y VAMOS POR MÁS?

Por Roberto Guidotti

Nuestro querido Globo disputará durante 2019 por cuarta vez en la historia la Copa Libertadores de América, producto del reciente campañón en el torneo local, de la mano de Gustavo Alfaro y un equipo serio que, sin lucir pero con asombrosa efectividad, alcanzó el cuarto puesto que lo catapultó a un nuevo torneo internacional.

Hay que retrotraerse bastante en la historia para pensar en equipos de Huracán que, en la previa de una competencia, se ponían en serio el traje de candidatos. Si repasamos los 13 títulos oficiales de máxima categoría obtenidos por el Globo (sólo ninguneados desde bunkers rivales que también jugaban varias de estas competencias y no podían o no sabían ganarlas) nos encontramos con los siete títulos en los tiempos fundacionales (cuatro ligas y tres copas locales) donde el Globo fue el tercer club más ganador de nuestro país, sólo detrás de Racing y Boca. Por aquellos tiempos Huracán era candidatazo en la previa, se preparaba para ese lugar preponderante antes de los torneos y los peleaba desde el principio hasta el final. Esto se prolongó durante unos cuantos años más con el subcampeonato del 39, las tres Copas Nacionales logradas en los años 40 y con algunos equipos de los años 50 y 60 que se derrumbaban rápidamente.

La gloria del período 72-76 sí tuvo en la figura de César Luis Menotti primero y del Gitano Juárez después -junto a verdaderos jugadores de jerarquía- la intención de pelear campeonatos junto a los otros grandes. Luego devino la debacle institucional y deportiva de los 80, de los 90 y la primera década del nuevo siglo que nos dejó vacíos de expectativas y propuestas alentadoras. El 2009 no fue un equipo armado y pensado para ser campeón, lo mismo que aquellos de la Copa Argentina y Supercopa de 2014 y 2015. En esas tres competencias las buenas se dieron sin planificarlas, casi sin darnos cuenta, con futbolistas que rindieron por arriba de las expectativas previas, con directores técnicos en los que nadie confiaba a priori como Ángel Cappa y Néstor Apuzzo, dos tipos que sorprendieron a propios y extraños en el manejo y el juego de aquellos equipos.

Puntualmente se puede asegurar que había en el período de ese cuarto ascenso y el logro de estas dos copas un orden en el club inédito que influyó en el desempeño manifestado en tales competencias. Aquel proceso se cerró con una brillante Copa Sudamericana que se empezó jugando para cumplir y se terminó con un segundo puesto colosal y un recorrido invicto que mereció tal vez mejor suerte.

Huracán atraviesa tal vez el período de mayor estabilidad institucional y deportiva de los últimos 40 años, con una dirigencia honesta, un equipo armado y un cuerpo técnico serio que planifica y proyecta hacia adelante sin descuidar detalles. ¿Será el momento de volver a pensar y proyectar un futuro como club grande y con pretensiones serias?, ¿estará esta Comisión Directiva preparada para afrontar el desafío deportivo que se viene?…Habrá cuatro torneos por disputar en la próxima temporada (Campeonato local de la Superliga, Copa Argentina, Copa Libertadores y la posible Copa de la Superliga). ¿Podremos aspirar al logro máximo sin descuidar los otros?…Con sólo pensar que Argentinos Juniors o Vélez Sarsfield, clubes con menor tradición de grandeza que el Globo en la historia, conquistaron América o con sólo recordar que NOB antes o Lanús ahora arañaron ese mismo objetivo… ¿Por qué no soñar con ganar la Copa Libertadores esta vez?…

Algún día tenemos que animarnos a soñar en grande y a pensar que podemos…La estabilidad institucional está, la base del equipo está, la mística ganadora está, la historia está, la gente está desde 1908, en las buenas y en las malas… ¿Y si nos animamos al gran salto, a rubricar el nombre de Huracán en la historia internacional de este juego?… De nosotros, de todo el maravilloso Mundo Globo depende creernos que podemos revitalizar la grandeza que traemos desde el fondo de la historia con un éxito de los que quedan grabados a fuego.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: