La opinión del hincha, 70 años de “Amigos de Huracán”

Yo era un pibe.  En esa época no había internet, ni celulares, ni tv por cable.  Los pibes futboleros escuchábamos en la radio AM la transmisión de los partidos y nos pegábamos al oído el receptor cuando llegaba la hora de “La Oral Deportiva” que era un programa que hablaba de fútbol y el sueño era escuchar la palabra “Huracán” y se paraba el mundo en ese momento.  Pero no siempre hablaban del Globo, la mayoría de las veces eran Boca y River y River y Boca.  Los demás clubes porai ligábamos algo “como al pasar”…

Pero los Quemeros teníamos un arma mortal: Cacho Di Nome hacía un programa y hablaba ¡nada más que de Huracán!

Yo crecí escuchando Amigos de Huracán.  Es parte de mi vida.  Cuando Cacho salía al aire, era una fiesta.  La adrenalina que me provocaba que alguien estuviera del otro lado de la radio hablando de MI GLOBO es algo que jamás, nunca, podré olvidar.  Y al crecer, conocí al hijo de Cacho, Carlitos, y nos hicimos amigos.  Y seguía la sana costumbre de escuchar la hermosa audición.  Y el tiempo me llevó a conocer a Fran y hoy en día también comparto amistad, sin imaginarme siquiera que ese pibe que se ponía la radio en la oreja iba en algún momento a conocer a los protagonistas.  Y seguí creciendo, secundaria, colimba, siempre con Cacho y sus hijos.

No puedo dejar de mencionar la anécdota que tuve la suerte de contarle a Fran, ya de grande: época de facultad, yo estudiaba en la Universidad de Morón y en esos años Cacho iba los martes y jueves de 20 a 20.30.  Esos días mi horario de estudio era justo hasta las 20 y salía corriendo y bajando las escaleras (ni esperaba el ascensor) para meterme en mi fitito y poner Amigos de Huracán. Y la audición duraba el mismo tiempo de mi viaje, que era de Morón a Tablada a la casa de la que después sería mi señora.  Tiempos hermosos, donde la compañía de la radio era vital.

Amigos de Huracán cumplió 70 años de vida.  Festejos por todos lados.  Hasta la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires homenajeó a estos genios.  Marcó generaciones enteras de Quemeros, haciéndolos emocionar, reír, llorar, pero por sobre todas las cosas nos daba esa complicidad Quemera hablando por radio de Huracán.  Y era un montón.  Tanto que personalmente no concibo la idea que alguna vez falten.

Hoy tenemos un montón de audiciones partidarias, hasta yo tengo la mía.  Y créanme: de no haber existido Amigos de Huracán, el club no hubiera sido tan grande.  Por eso gracias a la familia Di Nome.  Gracias, posta.  Por 70 años más.

“A Huracán todo sin pedirle nada”

 

Abrazo Quemero!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: