Sin arcos (Huracán 0-0 Boca Juniors)

Por la tercera fecha de la Superliga Argentina, Huracán igualó 0 a 0 ante Boca Juniors en un aburrido partido y sigue sin conocer la victoria en el campeonato, aunque teniendo en cuenta el rival es un punto importante para seguir sumando y olvidar rápidamente la derrota en Mar del Plata.

El fixture quiso que las dos primeras citas en el Ducó fueran nada más ni nada menos que frente a River y Boca, con todo lo que eso implica y con un equipo todavía en formación. Con un campo de juego muy mejorado, el globo saltó a la cancha con varios cambios respecto al partido pasado, con la aparición del colombiano Roa como novedad más importante.

Justamente la presencia del ex Deportivo Cali le dio al conjunto dirigido por Gustavo Alfaro otra presencia en el campo, un equipo más decidido a atacar a su rival y buscando tener juego asociado, lo que le había faltado en las primeras dos presentaciones. Igualmente, al globo le sigue costando el pase final, ya que durante los primeros 45 minutos solamente se aproximó con un remate de Walter Pérez, quien minutos después salió lesionado y le dejó su lugar a Garro.

Boca, por su parte, manejó más la pelota con Gago como eje principal pero también le faltó claridad en los metros finales. El tridente ofensivo que puso Guillermo en cancha (Villa – Zárate – Pavón) se topó con la dura defensa quemera y no pudo desequilibrar. El Xeneize apenas generó peligro en el arco de Marcos Díaz mediante un remate desde afuera del área de Agustín Almendra, quien fue el más peligroso de Boca en la noche de Parque Patricios.

El complemento fue bien distinto a la primera etapa y se vio un Huracán mucho más participativo y con ganas de ganarlo. Fue lo mejor que se vio del globo en el torneo, con Garro y Auzqui (hasta donde le dio la nafta) desbordando por las bandas, Roa tratando de ser la conexión con Andrés Chávez y un mediocampo cortando cada contra que se le presentaba a Boca, con un Iván Rossi haciendo un partido muy pero muy bueno. La defensa, por su parte, siempre se mostró firme e impidió que las individualidades de Boca generen peligro.

Párrafo aparte para Christian Chimino, quien comenzó la temporada en el banco de suplentes y le tocó jugar por la lesión de Pablo Álvarez. El lateral fue el mejor jugador de la cancha, no solo por la entrega en cada pelota dividida y no dejar desequilibrar a Pavón y luego Cardona, sino que también siempre fue una opción de ataque y redondeó un trabajo excelente, que fue reconocido por todo el pueblo quemero presente en el Ducó.

Con esta igualdad, Huracán llegó a las dos unidades en la Superliga sobre nueve en juego. Ahora deberá viajar a San Juan para enfrentar a San Martín, encuentro que se llevará a cabo el próximo viernes desde las 21.

Fotografia: Pablo de Angelis

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: