La opinión del hincha Tigre 0 Huracán 2

Había electricidad en el ambiente.  Me ubiqué en el rinconcito que la gente de Tigre le da a la prensa y veía como se iba llenando el estadio y también, veía las caras de los hinchas locales y algunos comentarios que logré captar.  Era una final para ellos.  Y claro, se juegan mucho en estos tiempos.  Pero Huracán salió tranquilo, esperando por momentos a Tigre que, empujado por el ambiente, empujaba y empujaba.  La calidad de los nuestros me daba la tranquilidad que al rival se le hacía extremadamente difícil arrimarse a Marcos.  Y con el correr de los minutos tuvimos alguna que otra hasta que el pipi Araujo se la da a Roa y éste medio que amaga (como en el gol a Banfield) y uno de ellos lo toca (creo, la verdad que no lo vi tan claro en la cancha) y penal.  Chávez toma la pelota, patea y el arquero de turno le vuelve a sacar un penal.  Me quise morir.  Para colmo a Tigre le subió la bilirrubina y dale que dale para adelante…   pero apareció Roa otra vez y la jugada termina con uno de ellos sacándola sobre la línea (creo que fue Galmarini).  Y terminó el primer tiempo, con todos los Quemeros en el rinconcito mordiéndonos las uñas.

En el segundo tiempo Alfaro se dio cuenta que era medio peligroso jugar como se estaba plantado en el campo y retrasó unos pocos metros al equipo.  No mucho, pero lo suficiente como para que el empuje de ellos no hiciera daño.  Así y todo, Marcos tuvo la atajada de todos los partidos que nos tiene acostumbrados y a partir de ahí vinieron los cambios: Garro por Chávez y Walter Pérez por Roa.  Y ellos se quedan con diez por una expulsión.  Respiré y me calmé un poco y vino… Chimino se manda por la banda como un punta y saca un centro de esos que son gol desde que sale la pelota y Garro la cabecea al fondo del arco.  Que alegría!

Ya todos más tranquilos, los minutos pasaron y se acercaba el final.  Huracán manejó la pelota, hacía correr a Tigre y “digitaba” todo lo que pasaba.  En ese preciso instante me di cuenta que Huracán va a pelear muy, muy arriba.  Porque es muy jodido calmarse, manejar todo, soportar la presión de rivales que se la juegan hasta lo último que tienen y le piden todo al árbitro y la gente grita y mete.  No es fácil.  Pero Huracán demostró que lo hace al toque.

Y viene el final, de esos que te dejan duro como árbol de 150 años: No se cómo pasó, pero Mendoza la toma casi en la mitad de la cancha, lo mira al arquero y saca un bombazo.  La pelota se eleva, hace una pequeña comba y empieza a bajar y se mete en el arco de Tigre.  Repito: quedé duro, ahí paradito.  No sé.  Casi me muero.  Golazo. Por Dios!

Marcos, Salcedo, Araujo, Chimino y Mancinelli jugaron perfecto.  Auzqui me gustó, Rossi y Damonte también.  Roa no jugó “el gran partido” pero le hicieron un penal y le sacaron un gol en la línea.  Gamba anduvo bien y Chávez mal.  Hay que recuperar al nueve, urgente.  Se lo necesita de verdad y tiene que ser temible.  Obviamente errar dos penales voltea a cualquiera pero hay que levantarlo y pronto.  Y dos de los que entraron hicieron el resto: Garro el primer gol y Mendoza el segundo.  Mucha diferencia de calidad de jugadores a favor del Globo.

La última frase del párrafo anterior me lleva a pensar que Huracán… que se yo… Huracán está bien, muy bien.  Pero muy bien.  Estoy empezando a ponerme como loco con este presente, posta.

Abrazo Quemero!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: