El no socio en los tiempos de Macri

Un nuevo aumento en la cuota social fue informado por el Club Atlético Huracán el pasado 20 de octubre llevando el monto que deberá pagar el socio quemero hasta 440 pesos por mes en su categoría más cara.

Si bien el valor es de los más bajos en comparación con el resto de los grandes, cuyos montos trepan hasta los $650 o hasta $910 en categorías que Huracán no ofrece; el caso del Globo siempre merece un análisis particular considerando la restricción vigente en el ingreso al Palacio Ducó que pesa sobre los no socios.

El dinero recaudado en concepto de cuotas sociales es el ingreso más genuino que el club debería tener para funcionar. Junto a la venta de jugadores y lo percibido por derechos de televisación son los grandes conceptos recaudatorios de los que la Institución dispone, pero estos últimos dependen de diversas situaciones que, en nuestro fútbol argentino tan desorganizado y caótico, son muy difíciles de prever.

Quizás esta CD haya sido la que más tiempo y dinero invirtió en campañas de captación de socios mancomunadamente con el trabajo de marketing y el del departamento de Prensa Oficial que, en materia de comunicación, han dado un salto de calidad.

Pero en esta realidad nacional en la que los aumentos de los impuestos superan el 1000%, los alimentos suben a un ritmo vertiginoso y cada día se necesita más dinero para vivir mientras los sueldos no aumentan, es inevitable que existan socios dejen de pagar y que  la cantidad de nuevos socios no aumente. También, está claro, que Huracán no está exento a esta crisis inflacionaria y económica, y las respuestas de catecismo dominical del gobierno nacional de turno no vislumbran un cambio de rumbo inmediato.

Todos soñamos con un Huracán con más de 30.000 socios y la modernización de Parque Patricios por el afianzamiento del Distrito Tecnológico, la construcción de las viviendas aledañas al Ducó y el regreso a la competencia internacional en 2019 son factores que hay que saber aprovechar para que el vecino se vuelva hincha y el hincha se haga socio.

No debe ser fácil para el Presidente dejar afuera a un hincha de Huracán de un partido definitorio. Seguramente, no se sienta bien haciéndolo. La polémica restricción -no compartida por muchos integrantes de la CD- que se viene aplicando, matizada en ciertas ocasiones, es ingrata y genera división entre el pueblo huracanense. Seguramente la mayoría de los actuales socios no lo éramos la primera vez que entramos al Ducó, y hoy esa posibilidad está vedada.

Quizás el cambio en el escenario socio-económico haga que esta medida, que pudo tener cierta efectividad hace un par de años generando algunos socios genuinos y otros socios golondrina, no tenga el mismo resultado en la actualidad.

No se discute la necesidad de que todos seamos socios ni lo redituable que es para el club cobrar una cuota social al lado de una entrada general o un bono, pero muchas veces la realidad económica no lo permite y las puertas cerradas del estadio no parecen ser una solución.

Se vienen partidos importantes para que el equipo de Gustavo Alfaro se afirme en lo alto de la tabla y de pelea en la Superliga Argentina hasta el final. Tal vez sea el momento para que estemos todos. Los socios y los no socios.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: