La opinión del hincha Huracán 3 Colon 2.

Huracán venia perdiendo 2 a 0 y estaba jugando mal.  Ayudado por el árbitro también, que dejó pegar a Colon y a los nuestros los amonestaba por nada.  Uno de ellos que tenía rodete le dio carta verde para pegarle a quien se le cruzara y ni siquiera amarilla.  Le saca tarjeta a Pablo Álvarez  por una falta que le cometen a él.  Veníamos mal, pero Darío Herrera ayudaba.

El entretiempo fue una lágrima, fue un pedido desesperado mirando hacia arriba rogando un imposible.

Empieza el segundo tiempo con Huracán decidido a descontar, jugándosela a matar o morir.  Pero Herrera tenía guardado un último regalito para nosotros y, en la primera que pega Auzqui, lo echa del campo.  Momento terrible, doloroso, con ganas que termine rápido para que no sea peor…

Alfaro mete en el campo a Walter Pérez.  El pibe se mete el equipo al hombro y Lucas Gamba explota.  Huracán empieza a apretar con unos huevos enormes y Colon se empieza a desinflar.  La gente, observando lo que pasaba, empieza a alentar y Alfaro desde el banco mueve los brazos y grita.  Y Damonte, reemplazado, ordena como loco.  Y que se yo… pasó.

Huracán era una tromba y pasaban cosas en el área de Colon.  Y en una de esas vienen rebotes tras un centro (creo recordar que fue así, no volví a verlo) y Gamba mete el descuento.   La gente ya no alentaba, era un alarido total.  Pasan no se, dos minutos y Gamba otra vez hace un jugadon y le queda a Roa quien la empuja al fondo del arco.  Delirio total.  Huracán empata el partido con uno menos, viniendo de perder el último partido y cuando todo hacía parecer que nos desinflábamos.

Pero llega el minuto 40, más o menos, y se empieza a escribir una página de las que no se olvidan más: Huracán siguió para adelante con todo, la gente era un espectáculo aparte, el banco de suplentes parecía que tuviera resortes, no jugadores. Y…

Tiro libre para Huracán.  Sabíamos que iba a patear Gamba.  Sabíamos que iba a ser gol.  Y le pega Gamba, se desvía en uno de ellos y lo primero que vi fue al arquero que se queda parado y el movimiento de la red.  Quedé debajo de cuatro amigos tratando de respirar para poder gritar.  Me paré, miré hacia arriba y agradecí.

Gracias Huracán.

El equipo no jugó bien.  Pero claro, tiene todo lo que se necesita para pelear la punta hasta el final.  Porque Huracán tiene un amor propio que logró sobrepasar mi imaginación.  No veo la hora de que llegue el momento para ir a ver al Globo.

Gracias Huracán.

 

Abrazo Quemero!

Carlos Biondi.

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento

A %d blogueros les gusta esto: