Carta de una Quemera a Alfaro, Adiós

Esperé un día para calmarme y tratar de razonar. Pero es imposible. Porque los sentimientos van por otro camino. Y a nosotros, los hinchas, nos mueve el amor, nada más y nada menos.

Hasta no leer el comunicado pensé que se trataba de una “opereta” de Boca y sus periodistas satélites. La realidad me cayó como un balde de agua helada. No me sorprende la actitud de Boca, Angelici y Burdisso porque son poderosos y por sobre todo ajenos, allá ellos. Lo que no me esperaba fue lo tuyo, Gustavo Alfaro.

Si leés esto creeme que me siento defraudada y me resulta imposible entender las razones que ni te hizo falta explicar en tu frío comunicado. Pocas veces (y mirá que llevo años como hincha y socia de Huracán) creí tanto en un técnico, sentí que me identificaba y me llenaba de orgullo. Que tenía puesta la camiseta de mi club a pesar de no haber nacido en él y llevar solo unos meses al frente del plantel.

Tantas palabras bonitas, motivadoras, agradecidas. Hasta salutaciones de cumpleaños (que pudieron no haber ocurrido o ser meramente formales y en vos todo parecía ser auténtico). Tus declaraciones irradiando felicidad y compromiso, diciendo que habías encontrado tu lugar en el mundo. Tu reacción ante la multitud en el balcón del Ducó, pareciendo uno más de nosotros. Y últimamente, hace tan pocos días, la declaración de que Boca no te movilizaba.

Creí todo! Porque además de pensar que eras un buen técnico te sentí mejor persona. Quería que terminaras tu carrera en mi club, que no te fueras nunca. Hablaste de la falta de ética de la AFA, la Superliga y la Conmebol. Ah y de Holan y su falta de principios también. Qué ironía!

Ahora, la pelota estaba de tu lado. Pudiste patearla afuera y quedar como un grande, un tipo con valores (y no precisamente monetarios), con principios, con palabra. Hasta compartimos el mismo signo. Yo jamás haría lo que hiciste vos y eso que tuve oportunidades en mi vida laboral pero los preceptos que me enseñaron mis padres fueron sagrados: la palabra vale oro, los compromisos se cumplen.

Como bien decís todos buscamos progresar y cumplir metas pero hay un límite, no debe ser a costa del perjuicio ajeno, no debemos oscurecer a otros para brillar nosotros. Como siempre digo “no hay que hacerle a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a vos”. Y no hay almohada más cómoda que una conciencia tranquila. Tan simple como eso.

No siento bronca, solo decepción. Por haber creído. Pero esto no me va a hacer cambiar porque es mi forma de ser. Porque la vida sigue y Huracán es grande. Hemos salido de peores, saldremos de esta. Tenemos con qué.

Adiós.

Graciela
Socia A02282

Nueva sección: Rincón Quemero, mandanos tus notas sobre el Globo que el staff de Patria Quemera las evaluará para subirlas una vez por semana a nuestra página. Envia tu nota a contacto@patriaquemera.com.ar

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento