No pudo coronar el semestre (Huracán 0-0 AAAJ)

En el Tomás Adolfo Ducó, Huracán igualó 0 a 0 con Argentinos Juniors y cerró el 2018 con su tercer empate al hilo. El globo no pudo encontrar las formas de quebrar la defensa del bicho y sobre el final casi lo pierde.

Nada empaña el gran año que este equipo, con Gustavo Alfaro a la cabeza, le hizo vivir a todo el pueblo quemero, con clasificación a la próxima Libertadores como eje principal. Sin embargo, y producto justamente de las exigencias que generan los buenos resultados, estos últimos tres encuentros sin conocer la victoria generan una especie de sabor amargo en Parque Patricios, debido a que no se le pudo descontar al puntero Racing y el campeonato parece quedar un poco lejano.

Con la vuelta del Pipi Araujo y la presencia del Pato Toranzo como principal novedad, el globo salto al campo de juego del Ducó para recibir al último de la tabla, Argentinos. Tal vez en la previa, un partido más que accesible, pero que no lo iba a ser para nada.

Durante el primer tiempo, fue Huracán quien tuvo la iniciativa del juego y las principales ocasiones para abrir el marcador, la más clara en los pies de su jugador más importante de la noche, Carlos Auzqui, quien con un zapatazo casi la pone en un ángulo, pero el arquero Lanzilotta se lució de forma fenomenal para mandarla al córner. Justamente, de ese tiro de esquina surgió la otra chance clara de gol, mediante un cabezazo de Damonte que se fue rozando el palo.

Ya en el complemento, en el cual al globo se lo notó con mucha imprecisión y con ansiedad de buscar la victoria sin encontrar las formas, nuevamente lo tuvo Auzqui entrando de forma sorpresiva pero quiso colocarla y se le fue desviado. Esta ocasión fue la última llegada clara del globo durante el partido, ya que aunque siguió yendo de forma incesante, se topó con la defensa del bicho, que siempre trató de salir de contra aprovechando la velocidad de sus delanteros.

Los minutos fueron pasando, y como mencionaba anteriormente, el elenco de Alfaro comenzó a desesperarse, lo que provocó una serie de errores insólitos que casi culminan con una derrota. Marcos Díaz (tal vez en su último partido), cometió un error con sus pies y le regaló la pelota a un hombre del bicho que luego de una corrida dejó solo a Batallini para definir, pero Marcos se recompuso y evitó el gol con su mano derecha.

Ya sobre el final, y después de un error defensivo, la pelota le sobró a todos y apareció Sandoval por el sector derecho para meter un derechazo que Marcos Díaz llegó a desviar para que la pelota pegue en el palo, cruce toda la línea, le rebote a un jugador del bicho y se vaya por el fondo.

Huracán, con esta igualdad, alcanzó las 26 unidades en la Superliga Argentina y cerró el semestre con siete victorias, cinco empates y tan solo dos derrotas, para quedar posicionado de cara al receso en zona de Libertadores.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento