La fuerza somos todos: volvemos a la Copa Libertadores.

Hace mucho tiempo que todo nos cuesta bastante. Por los árbitros, por las malas dirigencias, por los negociados, por la poca suerte, por los raros mercados de pases. Un día, un arquero de penales tapó todo para que levantemos una copa después de 41 años. Casi un mes después, un pibe que salió de la cantera del Huracán metía el gol que daba vuelta el partido desempate y nos aseguraba la vuelta a primera división. Hace 4 años volvimos a jugar la Copa Libertadores. Muchos quemeros y quemeras ilusionados rompieron el chanchito para disfrutar lo que, para muchos de nosotros, sería la primera vez viendo al Globo en una competencia internacional.

El diccionario no tiene muchas palabras que describan la sensación de sufrir tantos años para resucitar y ver a tu club representándote en lo más alto. No hay perfumes con el olor de Luna cuando estamos caminando hacia el Ducó. No hay fotos que dimensionen la unión de miles y miles de almas en un Palacio. No hay tensiómetro que mida la presión arterial de un/a hincha en las horas y días previos al partido. La pasión en inmensurable. El amor que sentimos por Huracán no conoce fronteras, ni derrotas, ni enojos. Es inmune al llanto de impotencia cuando las cosas salen como no lo planificamos, cuando parece que estamos en un barquito sin rumbo. Esta pasión es la que te hace abrazarte con un desconocido ante el grito de gol, ante el pitazo del árbitro que te firma la victoria.

¿Cómo no vas a ir este jueves a alentar al club más lindo del mundo? La lealtad está en la tribuna, en la Ringo Bonavena, en la Mirave, en la Alcorta, en cada uno que deja todo lo que tiene para alentar y ver al Globo dejar su huella en la Copa Libertadores 2019.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento