La opinión del hincha Patronato 1 Huracán 0

Debo tener 5 grupos de WhatsApp con Quemeros.  Cuando pasa lo de hoy, el celular explota, literalmente. Y me puse a hacer un ejercicio: anoté todos los jugadores que entraron al campo, titulares y los que luego ingresaron.  Y arriba escribí “fulano no puede jugar más” y me puse a escuchar los mensajes.  A medida que  nombraban a uno de los que no… lo tildaba.  Y así, sin haber llegado a escuchar todos, la lista estaba completa, de punta a punta.  Desde el arquero hasta el último delantero.   Cuando pasa una cosa así, la culpa no es de los jugadores salvo que estén haciendo una cama.  Los minutos finales del partido me demostraron que cama no hay.

Huracán sale a la cancha a ver como se arma el partido, igual hacíamos cuando éramos pibes e íbamos al parque, nos parábamos y, sin elegir, el partido se armaba con los que estaban acá contra los de allá.  Y uno se paraba de defensor, porque la primera pelota que llegó justo estaba defendiendo y el que sacó del medio se queda ahí porque ahí estaba.  Y los de adelante veían que venía el pelotazo y se paraban frente al gordo que atajaba.  Y así jugábamos, felices.

Huracán cuando tiene la pelota dominada en el medio y el equipo está parado en ataque, el que lleva la pelota hace un giro y se la da al de atrás.  Nadie se muestra, nadie corre, todos esperan que “se arme la jugada”, muy parecido a lo que jugaba Argentina en el mundial.  Así juega Huracán, cuando tiene la pelota.  Cuando no la tiene, cansinamente espera al rival y trata de sacársela e inmediatamente viene el pelotazo.  Realmente no sé cómo juega Cruzeiro pero en el futbol argentino, cuando un equipo sale a ver que pasa, terminan pintándole la cara.  Y si Patronato no lo hizo fue porque juegan con los pantalones en la mano, sabiendo que el hacha corre detrás de sus cabezas.

Con el garca anterior el equipo era eso, un equipo.  Y el que entraba jugaba bien, porque estaba todo armado.  Acá no se salva nadie, porque nadie sabe a qué jugamos.  Porque hablemos claro: lo que ponen mis amigos en los grupos de WhatsApp es la verdad pero un barco sin timón irremediablemente encalla o se hunde.

Es pasión lo que tengo con el Turco.  Es tan Quemero como nosotros, un enfermo de Huracán.  Pero jugatelá, mandalos a atacar y a meter goles o jugá metido atrás esperando un error del rival para vacunarlo.  Pero así no, no va.

Estoy tan mal que la Libertadores, de a poquito, está empezando a perder su brillo.  Siento que no puedo llevarme a la panza el postre cuando no hay comida sólida en la mesa.

Deseo con todo lo que tengo que todo cambie y que el Globo haya tocado fondo y que ahora empiece a recuperar la memoria de todo lo lindo que era cuando llegaba el momento de verlos jugar.  Ojalá así sea y espero no haber ofendido a nadie.

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento