Solidez defensiva, poco juego en ataque

Juan Pablo Vojvoda abandonó su cargo luego de que a Huracán le conviertan ocho goles en dos partidos. Derrotas por 4 a 1 frente a Newell’s y 4 a 0 ante River. Si bien el equipo no demostró en ataque lo que el entrenador y el plantel hubiesen querido, tanto los jugadores como el Presidente rescataron muchas cosas positivas en el corto ciclo del ex DT. Igualmente, se notaban grandes falencias en defensa. Contrariamente, asumió Néstor Apuzzo y el panorama es totalmente distinto.

En cinco partidos al mando, el equipo no recibió ni un gol. Hay que decir que en algunos de estos partidos se sufrió un poco y el arquero, Antony Silva, tuvo muy buenas actuaciones, pero la valla incacta es una realidad y totalmente destacable. De todas maneras, la falta de generación en ataque también existe y no mejoró con la llegada de Apuzzo. Huracán es el segundo equipo con menor cantidad de goles a favor, detrás de Banfield, en esta Superliga. Convirtió 7 goles en 11 partidos.

Un equipo puede generar muchas ocasiones de gol y no poder marcar por la inefacia de los delanteros. Así también como priorizar tanto el orden defensivo que el juego en ataque sea una segunda faceta en orden de importancia. A Huracán le pasa, hace rato, las dos cosas. Ayer, frente a Vélez, el único remate al arco fue desde un tiro libre con la gran pegada de Rodrigo Gómez.

Los jugadores del Globo defienden tan atrás que cuando recuperan la pelota parece algo imposible llegar al arco rival. Los extremos como Garro, o Briasco, están muy avocados a defender y el “9” queda muy separado de los volantes. Para agregar, los delanteros Chávez y Coniglio no convertían las pocas situaciones que tenían. El mejor partido fue frente a San Lorenzo, porque se jugó bien defensivamente, pero también en ataque. Lucas Barrios demostró, en la primera chance que tuvo, que es mucho más eficaz que los demás delanteros del plantel.

De todas maneras, el balance es positivo. El arquero empezó a demostrar porqué es convocado constantemente a su Selección Nacional; Salcedo volvió a su nivel; Merolla e Ibáñez se acomodaron, como si tuvieran años en Primera; y en el mediocampo, Bareiro y Bogado ya desplazaron a Calello y Faravelli. En ataque, todavía falta. En varias ocasiones, el único recurso es el pelotazo a Barrios o la excesiva dependencia de algún remate, o asistencia, del “Droopy” Gómez. Pero, de atrás para adelante, el equipo va afianzándose. La confianza, el sacrificio y el orden están a la vista.

Los próximos partidos serán frente a dos duros rivales que tienen la mira en los primeros puestos del campeonato. Primero frente a Lanús, el lunes a las 21:10, en el Ducó. Luego ante Racing, el domingo 10/11 a las 17:45, en el Cilindro de Avellaneda.

 

Por Ignacio Señoran

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento