Damonte ¿Proyecto o necesidad política?

Hay situaciones que requieren de un líder y contextos que generan la aparición de otros. Huracán necesitaba elegir un entrenador que pueda tomar las riendas de un equipo golpeado, derrotado y sin jerarquía. Aquello que, tras la salida de Gustavo Alfaro, ni Antonio Mohamed -por enésima vez-, ni Vojvoda, ni Apuzzo, pudieron lograr.

No son tiempos ideales para improvisar. La magra cosecha de puntos en la actual Súper Liga (15 puntos producto de 3 triunfos, 6 empates y 7 derrotas) hizo de Huracán el equipo menos efectivo del torneo, con solamente 8 goles marcados en el doble de partidos jugados.

Pero el desempeño deportivo reciente es un detalle más dentro de la realidad compleja que atraviesa el primer equipo: La imposibilidad de contratar por el incumplimiento dirigencial de los compromisos asumidos, la partida de varios jugadores y la obligación de reforzar el plantel con juveniles, tiñen al futuro inmediato de una dificultad en la que se avecina la inminente lucha por la permanencia, la Copa Argentina, y la competencia internacional, con la participación en la próxima Copa Sudamericana ante uno de los rivales más difíciles del Torneo: Atlético Nacional de Medellín.

Quizás apostar a un Cuerpo Técnico de experiencia hubiera sido lo esperado, pero ante la negativa de Leonardo Ramos -junto con Omar De Felippe uno de los berretines históricos del Presidente Nadur-, por temas económicos, la urgencia y la inminente llegada de la pretemporada abrieron la puerta de la necesidad en Caseros 3159.

A esta urgencia, como si fuera poco, se le suma la cercanía del final del mandato del oficialismo y las elecciones presidenciales post reforma del estatuto, en las que el escándalo por los casi 2 millones de dólares “perdidos” en el pase de Ramón Wanchope Ábila, la polémica aprobación del último balance, y la deuda millonaria del club aún concursado, pintan un escenario político incierto y muestran a un oficialismo post nadurista, necesitado de buenas noticias en el comienzo del 2020 para las apetencias presidenciales del actual Secretario Fernando Moroni.

Así, a pesar de que la determinación del Presidente Nadur era la continuidad de Néstor Apuzzo, la imagen negativa del entrenador fue determinante para que se lance una suerte de compulsa popular en el Mundo Huracán y los nombres de Chiche Arano e Israel Damonte fueron puestos a consideración del paladar del socio y simpatizante. Sí, ese mismo que aún sufre restricciones para ingresar al Palacio Ducó, cuando el Globo juega de local.

En pocos días el carisma del vetarno volante, la aceptación popular en las redes sociales y en el boca en boca, fueron factores decisivos para que se cierre la contratación de un jugador en actividad, que colgó los botines para sentarse en el banco de suplentes.

No es la primera vez que Huracán recurre a esta estrategia, y los resultados son diversos. Las buenas campañas de Cuper y Domínguez contrastan con el fracaso rotundo de Claudio Úbeda, y es innegable preguntarnos si Damonte tenía un proyecto, un cuerpo técnico consolidado, y una idea aceitada de trabajo si hasta hace una semana estaba entrenando en Banfield como un jugador más del plantel.

Desde ya que la condición de referente, la ascendencia demostrada en todos los vestuarios que pisó y el conocimiento de gran parte de sus ex compañeros son puntos altos que generan confianza e ilusión en lo que pueda realizar Israel Damonte, que en mayor o menor medida era un Director Técnico dentro de la cancha.

Por eso, y con la era platinada en marcha, no nos queda más que confiar y desearle lo mejor al nuevo Cuerpo Técnico, pero tampoco podemos pasar por alto la génesis de su elección, que lejos de ser una apuesta deportiva es una apuesta a la continuidad política, más aún con el mamarracho consumado del nombramiento de Néstor Apuzzo como “Director Deportivo”.

 

Juan M. Zara

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento