La opinion del hincha, Banfield 0 Huracan 3

El partido con Independiente fue clave.  No por haberle ganado al rojo, sino que lo fue para Huracán. El equipo tenia actitud, tenia ganas y fallaba en la definición.  Pero con la victoria en ese cotejo, es como que cambio la onda.  Y se debía ir a Banfield, pero el semblante era otro.

Los pibes salieron a jugar de igual a igual. Nunca, jamás, dejaron que el local se lo llevara por delante.  A punto tal, que ellos en el primer tiempo no tuvieron ningún acercamiento al área nuestra.  Se los veía respirar hondo, sacar pecho, meter y meter.  Y tuvo el premio de un hermoso derechazo de Ojeda siendo zurdo que se clava en el ángulo inferior del arco. Se iba el primer tiempo y la sensación de que Huracán había sido mas era palpable.  En el segundo, Falcioni mete un par de cambios y ellos empezaron a empujar un poco a los nuestros hacia el arco de Pellegrino.  Pero bueno, fue presión, pero tampoco era que un vendaval se nos venía encima.  Pero los pibes tenían guardada otra sorpresa, fue cuando Cordero tomo la pelota en un tiro libre desde fuera del área y la acomoda mirando fijamente al arco de ellos.  Y la pelota voló haciendo una comba metiéndose en el palo izquierdo del arquero y la victoria se hizo realidad.  Banfield enloqueció, sumado a los insultos de su gente, y Huracán manejo el partido hasta que vino la última ocasión de la tarde noche cuando Chávez mete el tercero.  Y final.  Y fiesta.

Un partido perfecto, donde no recuerdo haber visto puntos flacos para poner un asterisco.  Con un arquero dando seguridad, cosa que, para nosotros, que veníamos de la inseguridad total, es fabuloso.  Con una defensa infalible, teniendo a Salcedo Y a Merolla como puntos altísimos.  Y la clave, para mí, fue que Damonte recupero el mediocampo.  Ahora marcan constantemente y tienen momentos de creación y peligrosidad.  Y la delantera aprieta siempre y ahora se le suman goles, como el de Cordero y el de Chávez. Bettini viene en franca levantada, Hesse con otro partido muy, muy bueno, un Briasco que sigue siendo figura de la cancha hace varios partidos seguidos y la recuperación del negro Chávez, nos traen un final de Superliga que de venir en terapia intensiva nos muestra caminando, lo más tranquilos.

Me alegra mucho este presente.  Pero mas me alegra por Damonte, quien se puso a Huracán al hombro y lo saca de un pozo que parecía no tener fin.  Y con la esperanza de jugar una Copa de Superliga con mas ganas, ya que la cosa pinta mejor y claro, los pibes no tienen techo.

Gran final, ojalá comienzo que se nos viene sea hermoso.

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento