Triunfazo, goles y paternidad. Huracán 3 – 0 Banfield

Luego del envión anímico de la victoria ante Independiente en el Ducó, Huracán se trasladó hacia el Florencio Sola para visitar al Banfield de Falcioni. Necesitaba continuar la racha y sumar de a tres para finalizar el torneo de la Superliga y respirar un poco. También, agrandar la paternidad del Globo sobre el Taladro.

El equipo del sur demostró a lo largo del partído el mal momento futbolístico por el que esta pasando. Sin mayores complicaciones, Pellegrino cubrió tranquilo el arco en las tres o cuatro llegadas del rival. En cuanto al ataque del Globo, Ojeda tuvo unas pocas jugadas en las que tardó en decidir con la pelota en los pies y la perdió. Tardó unos minutos Ibáñez en lograr cubrir a Lenis, y cuando lo hizo, hasta se fue al ataque y probó de afuera. Briasco, por su parte, llevaba el equipo adelante ataque tras ataque, hasta que un pase atrás fue convertido por Ojeda en un golazo de volea. A los 32′ del primero tiempo, el Globo abrió el marcador, nos dejó la foto de los pibes unidos en un abrazo y le dió valentía a Ramírez para intentar desde afuera del área. Cerca del final, el local tuvo la más clara, un remate de Bravo que dió en el palo y salió.

Falcioni entendió que el planteo no funcionaba y realizó cambios tempraneros, Datolo y Bertolo adentro. Tan tempranera como la táctica de Damonte de tirar bien atrás el equipo apenas iniciado el segundo tiempo. Briasco seguía yendo hacia adelante y generando chances de gol hasta que llegó el segundo. Cordero se iba de contra cuando Fontana lo tomaba de la camiseta provocando falta y tiro libre. El pibe, sin dudarlo, tomó la pelota y metió el segundo del Globo. La pelota se metió a media altura, al segundo palo del arquero. Diez minutos después y tras el ingreso de Bogado y Chávez, el primero patea al arco y el rebote que deja Arboleda cae a los pies de Chávez, que cierra la goleada haciendo alusión a la ley del ex. Envalentonado Huracán, casi Chávez mete el cuarto, pero se va con lo justo por afuera.

Lo bueno: Huracán logró conquistar dos victorias seguidas por primera vez en la Superliga y terminó el torneo mucho mejor y más seguro de lo que lo transitó. Briasco esta muy afilado y contagia; junto con Merolla son los mejores de la cancha. Cordero obtiene de a poco lo que necesita, minutos en cancha y goles. Pellegrino no tuvo grandes complicaciones, pero supo sobrepasarlas. Los pibes siguen reafirmandose en primera.

Lo malo: Le cuesta mucho a Huracán la segunda pelota, el rebote. Recupera, pero pocas veces sabe salir rápido de la situación.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento