Un grito de alivio: Huracán 1 – 0 Independiente

20/10/2019 fue la última victoria de Huracán, de local y ante San Lorenzo, nada menos. Pero desde entonces al globo le costó y mucho sumar de a tres. En los últimos partidos (sin contar el desastre contra Talleres) Huracán mereció más. Pero en la tabla se sube a costa de puntos y no de merecimientos.
El Tomás A. Ducó y el aliento de su gente, cansada de sufrir, recibieron a uno de los peores Independientes. Necesitábamos ganar, para cortar la mala racha y para evadir los promedios de la próxima temporada.
En el primer tiempo, el Globo mostró unos pocos buenos ataques y llegadas al fondo por izquierda. Ambos equipos salieron jugando desde el arco en el inicio del partido, algo que con el correr de los minutos comenzó a transformarse en pelotazos.
Merolla y Salcedo fueron importantes para cortar y recuperar pelotas en ataques y contra-ataques de Independiente, que en el primer tiempo tenía la pelota y avanzaba por el sector de Ibañez, pero sin mayores peligros para Pellegrino.
Definitivamente fue clave la charla en el vestuario en el entretiempo. Huracán tuvo tres ocasiones de gol seguidas: una de luego de un tiro libre, otra de afuera del área, otra de contra. Hasta que, por fin, Ramirez asistió a Briasco, que llevó la pelota hasta el área y remató al palo derecho de Campaña. El abrazo en el verde pasto de un plantel joven y con poca suerte fue la foto de la noche. Norbi, definitivamente el motor del Globo.
El equipo quemero se tiró atrás, pero quedó firme en su campo. Hasta recuperó pelotas y pasó al ataque con Chavez y luego Curruhinca (mucha garra el pibe). El juego, sin grandes peligros, se convirtió en un ida y vuelta donde Campaña y los delanteros del rojo se ocuparon de que el resultado no cambie.

Lo bueno: Por la eficacia y la garra de ambos, Salcedo y Briasco se llevaron todos los aplausos. Hezze y Ramirez (sobre todo en el gol) fueron puntos altos de la victoria. Pellegrino defendió muy bien nuestro arco en las tres pelotas más complicadas que le llegaron. Achicó, sacó con los puños y hasta estuvo rápido de reflejos. Chávez volvió bien y demostró actitud luego de los entredichos con Damonte.

Lo malo: La segunda pelota muy pocas veces es de Huracán, no están atentos a los rebotes y defienden bastante mal los córner. Martín Ojeda fue el punto más bajo de la cancha.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento