La opinión del hincha, Frente de unidad.

Recuerdo la época de Babington, donde aparecían los Ángeles de Cappa y el club era un caos. Como si hubiera ocurrido semanas atrás, me parece estar escuchando al entonces presidente decir que el pase de Toranzo eran 400000 dólares y que el club lo había adquirido. Y el Pato se fue de Huracán sin haberle dejado un peso su transferencia. Como esta anécdota, hay cientos, y las cosas se sabían a cuentagotas ya que en esa época no existía Twitter, el terror de los políticos.

Cuando asumió Nadur mi alegría era tal, que sentí que Huracán pegaba el salto. El nuevo presidente hacía, por ese entonces, una profunda convocatoria a los socios para que se sumaran a colaborar con el club. Inyectaba recursos propios donde antes se “sacaba” y el club era de puertas abiertas.  Creí que lo que soñaba desde pibe se estaba cumpliendo.

El tiempo pasó.  Todo comenzó con pequeñas cosas, a veces insignificantes, como una mera formalidad administrativa, pero las decisiones personales aparecían. Luego se hicieron más explicitas, y ya se pasaba a dejar a algunas personas de lado que querían colaborar. La cosa fue creciendo y en el segundo mandato la personalidad del presidente se hizo más dura, a punto tal que los propios lo miraban con desconfianza. Y llegó el tercer mandato, con mi ya decidida posición opositora, donde la gestión se convirtió en dictadura y comenzó la tan temida debacle.

Si bien Huracán tiene muchísima gente, lo demuestra cada vez que se juega algo medianamente importante en el Duco, no supera el millar de personas que viven el día a día de la institución. Quizás sean más, pero no mucho.  Dentro de ese millar están los que pueden colaborar, que están dispuestos a tomar parte de su tiempo por Huracán, que quieren participar, contribuyendo a que el club crezca y, como contaba más arriba, no ocurran temas como el de Toranzo o el actual caso Wanchope con los dos millones que no entraron al club.  Pero el hermetismo actual los dejó de lado.

Hoy, ese grupo de gente se dio cuenta, charlando, que temas más, temas menos, todos tenían algo en común y era eso: hacerle bien al club. Y hablaron, discutieron, se pelearon, consensuaron y se unieron.  Los unió el espanto, pero se dieron cuenta que había amor.

Mi forma de ver las cosas siempre fue positiva, en todo lo que me rodea.  Total, las malas vienen solas y hay que hacerle frente. Y hoy, vuelvo a tener la misma sensación que cuando Nadur asumió, pero potenciada por esta gente nueva. Los veo, los leo, los escucho y quieren eso que yo quiero: que el Globo vuele.  Y veo a clubes que antes eran infinitamente inferiores al nuestro, superarnos fácilmente haciendo eso: unirse.

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento