¿Por qué lo perjudican a Huracán en el borrador del próximo Torneo?

Hace rato que nuestro club viene siendo perjudicado en muchos sentidos. Dentro de la cancha y en las esferas de poder. En el campo de juego están a la vista los arbitrajes del Sargento Giménez en 2007 (final por el segundo ascenso en la visita a San Martín de San Juan), Gabriel Brazenas en 2009 (final del Clausura de ese año ante Vélez en Liniers), Pablo Lunati en 2011 (desempate ante Gimnasia por el descenso en cancha de Boca) y Diego Ceballos en 2014 (final por el ascenso ante Independiente en La Plata), entre otros encuentros donde al Globo lo “tiraron al bombo” (como se dice en la jerga popular).

Pero la cuestión no finaliza allí. Hace un par de años, el presidente Alejandro Nadur tuvo un fuerte cruce con Pascual Caiella (vice de Estudiantes) por una tabla histórica circunstancial que se improvisó para reemplazar por un año al sistema de mediciones de rating y share, con vistas al reparto de TV para los clubes. Huracán presentó un reclamo porque basarse en esa tabla no se contemplaba en los estatutos de Superliga de aquel momento, logrando revertir tal despropósito que así y todo fue aplicado durante un año. Esa leonina estadística fue confeccionada discrecionalmente por el peso de algunos equipos dejando a Huracán insólitamente en el 13° lugar de rendimiento histórico, simplemente porque consideraron con mucha puntuación la permanencia en Primera desde 1985 (para no perjudicar a las instituciones del Interior) y olvidaron los 73 años ininterrumpidos de nuestro club en la máxima categoría, siendo uno de los cuatro equipos que jamás había descendido hasta 1986 junto a River, Boca e Independiente.

También olvidaron las 8 Copas Nacionales conquistadas (que junto a los 5 Títulos de Liga conforman nuestro palmarés de 13 logros de Máxima Categoría) porque simplemente decidieron contar lo que a determinadas camisetas les convenía y no el total de los títulos de cada institución, entre otras variables olvidadas como las presencias de futbolistas destacados en Selección Argentina o la tradición de club grande que arrastra el Globo desde su triple voto calificado en AFA en el período 1941-1955 o asimismo su cachet de equipo grande para la TV en los años 90 que Grondona prometió devolver luego del ascenso en 2000 y nunca cumplió.

Ahora la dirigencia de la Liga Profesional de Fútbol presidida por Marcelo Tinelli (presidente de San Lorenzo, de viejas rencillas con la Comisión Directiva quemera) decide idear un borrador de formato del nuevo torneo incluyendo a Vélez entre los cabezas de serie, junto a los 5 grandes. De esta manera, nuestro querido club de Parque de los Patricios queda en una posición injusta porque desmerecen su status de equipo grande (por muchos ítems claros de historia y popularidad) y porque además lo obligan a jugar con dos cabezas de serie (el que le toque en suerte por el grupo que integre y el clásico con San Lorenzo).

No se discuten los méritos deportivos e institucionales de Vélez Sársfield en los últimos 30 años, que quede claro. Todos sabemos de sus logros y buenas dirigencias, negarlo es de necios (más allá de la mancha indeleble de 2009). Pero la historia del fútbol tiene casi 130 años y abarca muchísimos otros aspectos, además de los logros deportivos modernos. Y si de modernidad hablamos, justamente en el último lustro Huracán ganó 2 Títulos (Copa Argentina y Supercopa en 2014) contra ninguno de Vélez, tuvo 6 participaciones internacionales contra una sola del equipo de Liniers y jugó una final de Copa Sudamericana en 2015, mientras el Fortín estaba lejos de clasificar a un torneo internacional por aquel tiempo.

Además es nuestro club el único que ha hecho partido clásico con los grandes a lo largo de la historia, con lo cual parece hasta insólito que no figure junto a los otros cinco en una supuesta lista de cabezas de serie, más allá de que igualmente se juegue “el clásico más porteño”, al cabo otra contradicción inentendible porque sería el único derby con los rivales en distintos copones.

Algo está pasando con Huracán, más allá de sus crisis cíclicas en el último cuarto de siglo y que debemos erradicar definitivamente haciendo un club equilibrado y pujante (¡esta frase está escrita hasta el hartazgo!). Pero independientemente de eso, los hinchas no entendemos los motivos de tremendo atropello a una insignia con tan rica historia y tradición futbolera. Demasiado tenemos con la pandemia y el confinamiento para que además nos duela la cabeza de tanto pensar a que se debe semejante falta de respeto a nuestra trayectoria futbolística.

Roberto Guidotti

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento