¡No me arrepiento de este amor de 112 años!

20 años pasaron de un nuevo siglo para que el mundo se frenara y tomara distancia para empezar a andar de nuevo. Si entendemos al mundo como una cancha, la voz del estadio nos pidió que salgamos de ahi y nos encerremos, que nos quedemos 24×7 en nuestras -otras- casas, que nos tapemos la boca y dejemos de abrazarnos. Porque parece que ese acto nos puede contagiar. Y si, ¿qué te contagia más, qué te llena más de amor que el abrazo de un desconocido para festejar un gol del Globo? Y si es conocido ni te cuento.
7 meses y medio pasaron del último partido que pisamos el Ducó. ¡Si lo hubieramos sabido! ¿Qué hubiesemos hecho? ¿Llorar y abrazar al alambrado? Ganas no me faltan. Porque siete meses sin ver a Huracán no le hacen bien a ningún ser humano.
5 años y 6 meses pasaron de la última vez que el Globo levantó una copa, ni más ni menos que la Supercopa. Casi 6 años del último ascenso a primera y desde la primera vez despues de 41 años que Huracán gritó campeón. Hermosa Copa Argentina.
112 años tuvieron que pasar para que estes prendido a todo medio o red social para enterarte las novedades del Globo, que te alegres, te amargues y te vuelvas a ilusionar. Pagando tu cuota cada més o haciendo cuentas para por fin asociarte. Ordenando el placard para que entre la nueva camiseta que salió. Haciendo malabares para ver si podes viajar a alentarlo. Decidiendo en qué parte del cuerpo marcarte la piel con este amor.
Volviendo al principio, ¿y si la cuarentena nos encerraba en un Palacio en Alcorta y Luna? ¿Y si la convivencia la haciamos rodeadas de Globos, una estatua de Ringo, una Torre iluminada y tomando mates en un pasto de 105x70cm? ¿Y si nuestro despertador era “porque siempre estuvimos en las malas, yo soy quemero, no me importa nada”? Todo esto y mucho más tuvo que pasar para que nos dieramos cuenta lo que cuesta pasar días, semanas y meses sin Huracán, el club que amamos. ¿Dije club? Me quedo corta. ¿Cómo se llama eso que te maneja la vida y el humor? ¿Eso que te mueve sin que te des cuenta? Ah si, pasión. La que nunca tiene que dejar de correr por nuestras venas. La que nos empuja a laburar gratis, a posponer o relegar otras tareas, trabajos o estudios por ir a la cancha o ver un partido por televisión. Que nos alegra cuando vemos a otro con la del Globo. Que hace que comprar una camisetita sea lo primero en lo que pensamos cuando tenemos un hijo o un sobrino. Que nos hace sentir en casa si vemos un globito en una pared en cualquier parte del mundo. La pasión de la que nunca nos vamos a arrepentir, de la que nunca nos van a separar y la herencia que tenemos y que dejaremos a quienes vengan. La identidad que construyó Huracán en 112 años se la debe al corazón de cada persona que late al compás de un Globo que nos quema de pasión.
¡Felices 112 años de locura y pasión a todo el pueblo quemero!

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento