La opinión del hincha, Huracan 1 Unión 1

Si bien los partidos son sin público y el ambiente en general parece más a una reunión de gente tomando té, que de dos clubes con hinchada jugando, ayer fue distinto.  Primero y principal, por el cambio de autoridades dentro del club. Y, por otro lado, las miradas centradas en un cuerpo técnico que de seguro iba a ser observado con más detenimiento que nunca.

Los primeros minutos Huracán parecía armadito, línea de cuatro que se notaba, un mediocampo guiado por Hezze que sus intenciones tenía y una delantera que con Chávez y la vuelta del mosquito Silva, daba un “qué se yo”.  Pero Unión no tardó en empezar a jugar mejor. Si bien Huracán respondía, ellos jugaban mejor.  Y vino el tiro libre donde abrieron el marcador y nadie se sorprendió.  Pero, ni cinco minutos pasaron que viene el penal a Walter Pérez y que Chávez convierte.  Y ahí fue el mejor momento de Huracán: claramente no por la actuación de los nuestros sino que por el mazazo que se les produjo a ellos.  Fue un momento de desorientación pero que lamentablemente no pudimos aprovechar.

El segundo tiempo fue terrible.

Ustedes dirán “no hubo goles”.  Menos mal.  Me es muy, muy difícil, tratar de entender sin tener que tirarle tierra a Damonte. Vamos a lo real: a Huracán se le recontra nota la falta de jugar partidos (como a mí la plata).  Es tan notorio, que por momentos veo a nuestros jugadores mirándose para ver cómo va a reaccionar el de al lado, como que ni remotamente saben por dónde puede venir la jugada. Eso, se arregla haciendo futbol.  Pero el problema viene ahí: Damonte se desespera y empieza a hablar con sus colaboradores, se pone loco, y vienen la lluvia de cambios.  El despelote que había, se multiplica por tres.  Es como que toma un cubilete de dados y los tira en la mesa: o sale generala o… Y ahí ya el partido se termina de romper.  En algún caso sale bien, como ayer con Cristaldo, pero en la mayoría, sale un jugador fastidiado y entra otro desorientado.

Ayer Huracán pudo haber ganado con el tiro del final, ya que con un buen pase de Cristaldo, Briasco queda en posición de definir y casi.  Pero viendo el partido, uno no puede dejar de sentir que Huracán no juega a nada.  Y que el Unión de Azconzábal nos tocó la pelota en el Duco.  Azconzábal… por Dios.

Y ahí vuelvo al principio: el ambiente general parece más a una reunión de gente tomando té, que de dos clubes con hinchada jugando. Me pregunto cómo hubiera sido la despedida del equipo con un Duco lleno de Quemeros…

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento