La opinión del hincha, Huracán 0 Lanús 0

Noche muda en el Ducó

Si el Ducó es imponente cuando uno lo habita, verlo por televisión y desde el aire es majestuoso.
En eso pensaba cuando la pantalla de la Televisión Pública transmitía la imagen de la noche de Patricios y yo, desde el sillón, añoraba una vez más la caminata hacia el estadio, la escalada en la Miravé y los abrazos de los gomías de siempre.
Un nuevo examen para el equipo de un Damonte mayoritariamente cuestionado y con un rival de indudable jerarquía: el Granate de Zubeldía.

Huracán salió a asfixiar a Lanús, a llevárselo por delante.
Con un equipo corto, no dejó pensar al Grana. Lo metió en su área y mostró 25 minutos de presión alta que pudieron significar, por el aprovechamiento de algún error, la posibilidad de ponerse en ventaja.
Ni el Globo, ni los del Sur, crearon situaciones claras y el 0 a 0, más que un resultado parcial, calificaba lo realizado por ambos conjuntos en los 45 minutos iniciales.
En el segundo tiempo la cosa no varió demasiado. Los ingresos de De la Vega en Lanús y del Beto Briasco, en el Globo, parecieron sacudir la modorra de un partido destinado al resultado virginal, pero fue tan sólo un amague sin remate, de las carencias ofensivas de los dos equipos.

Lejos de querer convertirme en defensor de un entrenador al que nunca consideré idóneo para tal alta tarea, en su descargo se puede sostener que, con el plantel actual, fundamentalmente en su línea ofensiva, su misión parece titánica.
Producto de tres mercados de pases paupérrimos y uno donde directamente  no se pudo incorporar futbolistas, nos encontramos con un grupo desbalanceado en cuanto a los puestos a cubrir, chicos con carencias físicas y anímicas para afrontar sus primeros pasos en 1ra. división, jugadores grandes que transitan el ocaso de sus carreras y – salvo honrosas excepciones – elementos de limitadísimas capacidades técnicas.

Dentro de este oscuro panorama, la llegada a último momento de Yacob, le ha aportado una cuota de equilibrio en donde se sustenta cierto repunte del equipo; pero las sucesivas lesiones, contagios de covid y el affaire Boca – Rolón, han conjugado junto a la imperiosa necesidad de ganar, un cóctel peligroso.

El mundo quemero se debate en estas horas entre hacer un cambio de entrenador ya, o esperar hacer en junio, lo que debió ser en diciembre pasado.
Mientras tanto el promedio se raquitiza, los sostenedores de Cultura Huracán se llaman a silencio y nuestro querido Globo se sigue debatiendo entre cielos tormentosos.

Abrazo Quemero.

Gustavo Quinteiro.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento