La opinión del hincha Patronato 0 Huracán 1

Al fin un triunfo.
Deseado, sufrido, anhelado y deslucido.
Tan imprescindible como inmerecida, esta victoria en Paraná marca el tardío final de un ciclo agotado y tal vez (sólo tal vez) el comienzo de una etapa que nos depare un poco más de paz.

El Globo viajaba a Paraná, un reducto históricamente hostil, aunque con un antecedente victorioso en el pasado inmediato. Un Patronato de nivel bajo cero desde hace meses, parecía el partenaire justo, para la despedida del ex platinado entrenador.
Sin embargo, luego de un arranque promisorio del once quemero, con chance clara despilfarrada por Garro incluida, todo fue para el local en un primer tiempo para el infarto.
El elenco entrerriano llegaba con claridad al área de Huracán pero chocaba una y otra vez con la humanidad del pibe Meza.
Rápido, expeditivo, tiempista, audaz, concentrado… adjetivos que describen una actuación consagratoria del ¨Mono¨.
En el arranque de la etapa complementaria, ingresó Lozano por Walter Pérez, de flojísimo partido. El trámite del segundo tiempo fue algo más equilibrado, aunque siempre el local pareció más punzante. Merolla se encargaba de las que venían por la ¨cancha de arriba¨ y el arquero de Oberá seguía cosechando tapadas salvadoras.
Llegaron otros cambios: Nuñez por un desconcertante Garro, Hezze por un tibio Rolón y Pablo Oro por el debutante Yair Abraham. Estas modificaciones parecieron darle un poco más de solidez al conjunto de Parque Patricios pero con el correr de los minutos, empezamos a evaluar con cierta simpatía el empate en 0.
Por fortuna el fútbol sabe poco de merecimientos y de lógica. A los 35, Yacob corta un avance rojinegro, le cede el balón a Hezze y Copito habilita magistralmente a Oro.
El 42 controló con el hombro y encaró derechito hacia el arco de Ibáñez, con Gissi y Guerreño soplándole la nuca, fueron 30 metros interminables… El puntano voló, levantó la cabeza, eligió el lugar y definió con maestría, para ponerle resultado a la gris tarde paranaense.
Huracán cosechó su primer triunfo del 2021 y cortó una racha adversa de 9 encuentros, le mostró al mundo del fútbol un enorme proyecto de arquero y reeditó el mito del ¨sueño del pibe¨, en el grito de Pablo Oro.
Por como se jugó, no es poca cosa.
Ahora a Tucumán el 24. 11 contra 9, hay que hacer 1.

Abrazo Quemero!!
Gustavo Quinteiro.

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento