La opinión del hincha, San Lorenzo 1 Huracán 1

Cuando un equipo viene a los tumbos, como viene Huracán, todo se hace cuesta arriba.  La sensación que tenía, no voy a negarlo, es que nos goleaban y ciclo cumplido.

Huracán salió diferente a los demás partidos. Damonte sabía perfectamente que era su última chance e intentó jugar, dentro de las posibilidades, a cuidar un poco mas la pelota.  Si bien el futbol es dinámico, la intención de jugarse el futuro en el banco del DT, fue plantarse de igual a igual.  Venía todo muy parejo.  Ellos habían tenido su chance, nosotros con una pelota que le llega al mosquito Silva que quiere definir por arriba, también teníamos lo nuestro.  La cosa venía, digamos, tranquila, dentro de lo que se puede decir tranquilo en nuestra situación y en un clásico.  Vino el error del pibe Lozano. Vino lo que normalmente definimos como… la gran Huracán.  Realmente creí que era el final de todo, que se venía la goleada, que lo que estamos viviendo ya hace bastante tiempo se volvía a repetir. Fin del primer tiempo.

El segundo tiempo, reconozco que esperaba la normal locura de Damonte de meter 150 cambios todos juntos y terminar de desvirtuar el partido. Nada de eso ocurrió. El DT, mostrando un cambio de actitud, resolvió dejar todo como estaba y jugársela en lo que había elegido en un principio.  Y comenzó a crecer Merolla.  Y Yacob se mostraba muy bien.  Y ellos, porque no decirlo, no tenían mucho mas de lo que se veía, y Huracán, contra todos los pronósticos, se lo empató con gol de Cristaldo. Si, la gran Huracán se daba vuelta…

A partir de ahí, Huracán fue huevo y huevo. Vinieron los cambios, mas porque los nuestros no daban más, que por cambio de esquema. Y trató de seguir lastimando al local pero claro, los físicos estaban destruidos. Verlo a Briasco no pudiendo casi respirar o a Mendoza tocándose la costilla fisurada, jugando infiltrado, daba mas la impresión de que termine todo así que ir a buscar más cosas.

Merolla, Yacob y Cristaldo sobresalieron en el equipo.

El fútbol, además de trabajo y condiciones futbolísticas individuales de cada jugador, es un estado de ánimo.  Yo realmente no se de donde sacaron ese cambio de racha, pero bueno, lo sacaron.  Que se yo.  No voy a ponerme a mentir que un empate es para festejar porque sería ridículo, viendo la ubicación del equipo en la tabla de posiciones.  Pero viendo la forma que veníamos, donde un dinosaurio se posaba sobre nuestras cabezas y ya sabemos lo que nos hacía, si no es para festejar, por lo menos es para mirar para arriba y decir… por fin!

No se cómo va a jugar Huracán el próximo partido.  No me atrevo a nada, puede pasar que volvemos a la normalidad o que esto fue una bisagra y a partir de ahora se dio vuelta la taba y empiezan las buenas. Ojalá sea una bisagra, porque no nos podemos mentir entre nosotros, lo que vimos es lo que tenemos. Y no es que Huracán me haya deslumbrado, no.  Pero solamente con el cambio de racha, me voy contento.

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento