Ya no sorprende nada… (Vélez 2-0 Huracán)

Por la décima jornada de la Copa Liga Profesional, Huracán perdió 2 a 0 con Vélez en el José Amalfitani y se le cortó una racha de ocho encuentros sin conocer la derrota. El globo jugó un partido correcto, que se desvirtuó totalmente con una serie de errores del árbitro Ariel Penel que perjudicaron claramente al conjunto quemero.

Es imposible realizar un análisis o repaso de lo que fue este partido sin hacer referencia en primer lugar a la actuación del árbitro Ariel Penel. Porque no es una… tampoco dos, ni tres… son cuatro polémicas… y las cuatro a favor del mismo lado: el tiro libre del primer gol, la no expulsión a Mancuello, la expulsión de Erquiaga y el penal no sancionado a Bonifacio. Dicho todo esto, y aún con todo en su contra, Huracán en ningún momento fue superado por su rival y hasta los últimos segundos el juego se mantuvo a tiro frente a un Vélez que hoy es, por lejos, el mejor equipo y líder de la zona.

El primer tiempo careció completamente de emociones. El elenco local, con todos sus titulares, salió desde el comienzo a plasmar su idea en el campo, manejar la pelota y encontrar espacios con sus hombres de ataque. Tuvo en los pies de Thiago Almada la primera ocasión de gol, luego de un pase filtrado que lo dejó cara a cara con Meza, quien contuvo el remate cruzado con su mano izquierda. Huracán, en cambio, la única opción la tuvo producto de un error defensivo de Vélez: tras un pase impreciso hacia atrás, la pelota cayó en los pies de Juanfi Garro, quien trató de colocarla en el ángulo izquierdo, pero salió desviada.

El complemento, en cambio, desde el principio mostró lo mejor del partido, aunque obviamente se vio totalmente desvirtuado por las fallas arbitrales. A los dos minutos de la segunda etapa, Federico Mancuello aprovechó un tiro libre mal convalidado por Penel para poner el 1 a 0. Cabe destacar que la falta de Yacob hacia Almada existió, pero claramente el árbitro aplicó la “ley de ventaja” que fue aprovechada por el propio Almada para definir (mal) ante la salida de Meza. Grosero error del árbitro en volver hacia atrás cuando dejó continuar una acción de la cual el delantero sacó provecho.

Ariel Penel no se quedó con esto, obviamente, sino que fue por más. Minutos más tardes, no expulsó al autor del primer tanto cuando lo ameritaba. Un minuto antes, en una jugada similar, lo amonestó por cortar un avance quemero. A la siguiente jugada, el mismo “foul” no lo tomó con la misma vara, no lo volvió a amonestar y segundos más tardes, Pellegrino lo reemplazó.

Ya con los ingresos de Briasco y Hezze, el globo fue con todo a buscar la igualdad y el propio Beto estuvo muy cerca de conseguirla, con un disparo desde afuera del área que reventó el travesaño. Cuando parecía que el globo se metía de lleno en el partido, Penel volvió a recuperar el protagonista y expulsó directamente a Iván Erquiaga por una infracción en mitad de cancha.

Pero no fue todo, ya que sobre el final… más precisamente en el descuento, Ezequiel Bonifacio (por lejos el mejor jugador de la cancha) desbordó a toda la defensa local y cuando llegó al fondo se dejó caer por un toque de Ortega. De todas las polémicas, a opinión de quien escribe, ésta es la menos polémica, pero el roce mínimo existió y nuevamente el encargado de impartir justicia optó por no cobrar penal ante las quejas de todos los jugadores quemeros.

Solamente quedó tiempo para el segundo gol de la noche, cuando todo Huracán fue a buscar el último centro que no pudo conectar Hezze y en la contra, sin arquero y con todo el arco a su merced, Lucero selló el resultado.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento