La opinión del hincha, Banfield 1 Huracán 4.

Huracán viajaba al sur del Gran Buenos Aires con el golpazo que había significado perder en la fecha anterior y con el temor de todos nosotros que el plantel no hubiera podido asimilar el knockout.  Pero de entrada nomas, como queriendo demostrar que los jugadores que habían sido convocados en reemplazo de los titulares, le iban a hacer la vida imposible a Kudelka a la hora de elegir los once que salgan en el clásico.  Y que pasaron, 2 minutos? que ya Acevedo desborda por izquierda y le pone como con un guante la pelota a Triverio que la manda a guardar dejando estupefactos a los locales. Y así siguió todo, con el tándem Cabral-Acevedo haciendo locuras por izquierda y desestabilizando a la defensa de Banfield.

Ya en el segundo tiempo, la cosa no cambiaba ya que Huracán seguía jugando igual. Y en una acción confusa donde un defensor local le da la pelota a su arquero y éste la toma con la mano, el referí da un indirecto dentro del área y Jonás Acevedo la pone ahí, donde las arañas hacen sus redes. Golazo.  Ellos, a partir de ese momento, a base de fuerza arrinconaron a Huracán, más por empuje que por el juego mismo. Y una pelota rara, donde parecía que se iba por la línea de meta, uno de ellos llega a tirar el centro descolocando a la defensa del Globo y marca el descuento.  Envalentonados, fueron al ataque pero Kudelka pone a su carta ganadora, el Zorro Coccaro quien define magistralmente el partido con dos golazos seguidos que llevaron a la locura total a los Quemeros.  Lindo quilombo tiene Kudelka ahora.  Andan bien todos.

Hubo muchos puntos altos.  Jonás Acevedo fue la figura de la cancha pero Cabral, Jonathan Galván, Fabián Henríquez, Enrique Triverio, Matías Cóccaro y Lucas Merolla jugaron un gran partido también.

Ya estábamos pensando en San Lorenzo: a qué hora nos encontramos con los amigos para ir al Duco, a quienes Kudelka iba a poner como titulares, a mirar el pronóstico del tiempo a la hora del partido y preparando la camiseta que usaremos para la ocasión.  Pero en un segundo se fue todo a la mierda.  Todo. Ya todos nos dimos cuenta que el flaco Merolla no se podía parar ni siquiera para subir al carrito.  Vimos que lloraba, que se tapaba la cara. Y temimos lo que al rato se oficializó, se había quebrado. Y todo el festejo quedó en nada, no había ganas ni de cenar.

Este plantel se lleva muy bien.  Se formó un grupo que es raro conseguir, que sea unido y que todos tiren para el mismo lado.  Desde Toranzo hasta el pibe más joven están comprometidos en poner a Huracán bien alto.  Se nota, y mucho.  Y tiene que salir a jugar contra San Lorenzo sabiendo que su figura no va a estar.

Vamos a copar el Duco y a seguir esta racha, dedicada al flaco Merolla.

 

Abrazo Quemero!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento