La opinión del hincha, Huracán 1 Patronato 0.

Mística.  Esa es la forma de describir a un jugador que cambia los destinos, no solo del partido sino varios, con su sola presencia. Mística.  Patricio Toranzo.

Huracán venía de La Plata destruido, lleno de dudas, con un Kudelka que decidió cambiar a un montón de jugadores del once inicial, tratando de olvidar lo que pasó el viernes pasado.

El primer tiempo fue, digamos, de estudio.  Porque Huracán tenía la pelota, intentaba atacar, pero no podía hilvanar una idea, era como la continuación del partido anterior pero con un rival que no te llenaba la cara de dedos. El primer tiempo fue el momento en que todos nos miramos y nos preguntamos: cómo sigue esto?

Kudelka, a esta altura, no quería quemarse como en La Plata. En el entretiempo puso a Vera y a Candia que, junto con el mejor jugador que tenemos, Cristaldo, le fueron dando un empujoncito a los nuestros hacia el área rival.  Y viene el cabezazo de Galván que pega en el palo… Acá me detengo.  Era gol, obvio que Huracán ya era mucho más que Patronato.  Pero créanme, pensé que se venía la noche. Las Quemeras y los Quemeros saben muy bien lo que quiero decir; cuando venís golpeado y la más grosa que te queda no entra, bueno, ya sabemos.

Kudelka mete al mosquito Silva para seguir “machacando” a la defensa de Patronato, pero los minutos pasaban.  Y pasaban.

Faltaban diez minutos.  Y llega la mística.  Lo llaman al Pato Toranzo e instantáneamente la gente se para y comienza a corear su nombre. De repente, todos nos paramos, nos ilusionamos, y cambió el viento.  Córner para Huracán, patea el Pato, la pone en el medio del área, y Moya casi cayéndose, la manda a guardar.  No contento con eso, recibe una pelota por derecha, engancha y mete un chanfle que pasó “lamiendo” el ángulo.  Y final del partido, final de la mística.

Me gustaron Cristaldo, que lo mejor que tenemos, Acevedo que esta vuelta jugó por derecha un poquito más arriba y cumplió, y las entradas de Vera y Candia que, no brillaron individualmente, pero hicieron que Huracán se parara más adelante en el campo.  Y Toranzo, claro.

Huracán ganó un partido que debía ganar por obligación.  Despega de la tabla de abajo y se vuelve a acercar a la de arriba como para tener cierta fe en clasificar.  Pero claro, no jugó bien. El primer tiempo fue malo otra vez y el segundo ya se encaminaba a otra frustración.  Si bien ganando las cosas se calman (obviamente), no podemos dejar de observar que, comparado con esa racha de partidos ganados que nos llevaron mitad para arriba de la tabla, el equipo retrocedió varios casilleros.  Solo basta pensar lo siguiente: Qué hubiera ocurrido si no ingresaba Toranzo?

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento