La opinión el hincha, Estudiantes 4, Huracán 1

Cuando Ricardo Zielinski, técnico de Estudiantes, vio, durante el minuto de silencio antes que comience el partido, como estaba parado Huracán, se sentó.  Su ayudante, al ver la reacción, sorprendido, se le acerca:

“¿Qué haces, te sentás?”

“Deja que fluya…”

“¿Pero posta?”

“Deja que fluya.”

No pasaron ni cinco minutos que, de un mal rechazo, en jugada que para mi era orsai, ellos ya ganaban con gol de Prete. Huracán no marcaba, sus jugadores se caían como si jugaran en una pista de hielo, no podían tener la pelota en los pies ni nada. No sé, pasaron diez minutos? Otra vez ese Prete nos emboca. Quilez y Henríquez, sobrepasados, pegan y reciben sendas amarillas.  Creí que ya era cosa juzgada.  Pero de la nada, como salido de la galera, como si en la trama de una película quisieran poner algo de suspenso, primero Cabral que le pega desde afuera y luego Cristaldo que la emboca recibiendo un centro y convierte.  En ese momento, sentí que podía ser.  Pero justo, justito en ese momento, que Huracán tenía el envión del gol, el árbitro para el partido para tomar agua.  Si, justo. Se reanuda el juego, ellos vuelven a atacar, y Henríquez comete faul dentro del área y penal.  Se salvó que no lo expulsen, era para amarilla.  Tres a uno y partido listo.

Pero había que jugar el segundo tiempo.  Y a nada, al ratito, ese Diaz, que había convertido el penal, nos vuelve a embocar.  Recién ahí, Kudelka mete que se yo cuantos cambios juntos.  Ya ni daba para mirar nada.  Ellos seguían como su técnico, haciendo nada.  Solamente esperando que venga el error nuestro para meterla en el arco. Solo quedó una jugada de Cóccaro que la manda por arriba y otra que pega en el palo, luego de muchos rebotes.  Ni esa, posta.

Y yo, en un palco para periodistas arriba de las cabinas, con un solazo que me traspasaba el cuerpo, escuchando el “Estudioo  Estudioo” sencillamente me quería cortar las venas.  Para colmo, ellos tenían una batería de canciones contra Huracán (no nos tienen demasiada estima estos muchachos), terminó de redondear una tarde para dejar de lado ya mismo.

Estoy, como se verá, siendo bueno.  Los que me conocen saben muy bien que si me ponía ha escribir la opinión del hincha cuando terminaba el partido, hoy estaba declarando ante un juez.

No quiero decir mas nada. Fue un papelón.

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento