La opinión del hincha, Huracán 2 Estudiantes 3.

Muy difícil empezar una nota con un partido entre Huracán-Estudiantes. Es difícil, porque el rival todos sabíamos de antemano cómo venía a jugar y también, lo era, para nosotros, la forma de encarar el partido para Huracán.  Dicho esto, paso directamente a “los momentos” que el cotejo nos fue llevando.  Huracán empezó (y terminó) teniendo la pelota, haciendo el gasto, proponiendo, a veces hasta empujó, a veces hasta hilvanó alguna jugada y a veces hasta llegó al área.  Pero claro, esto es simple, muy simple.  Estudiantes ganaba siempre por arriba en su propia área, solo cometió un error y fue el gol de Candia, y Huracán no encontraba la manera de entrar en esa zona que para ellos es sagrada, salvo el final, que fue otro partido.  Y Estudiantes también ganaba en el área rival, siempre, en las contadas llegadas que tuvieron, ganaban.  Y el futbol se define en las áreas.

Al convertir el 1 a 0, creí que el partido estaba terminado.  Lo digo en serio, creí que Huracán no iba a poder torcer la historia y eso que estábamos en el primer tiempo.

Pero Huracán tiene a Coccaro.

El centro delantero, como siempre, obliga, empuja, rinde.  Y logra que le cometan un penal que para mí, no fue, pero lo logra.  Y Candia convierte y empatamos.  Y a empezar de nuevo.

Comienza el segundo tiempo y casi sin darnos cuenta, pasó lo que comentaba arriba: nos ganaron en nuestra área dos veces en segundos y nos hacen dos goles de laboratorio.  La diferencia de efectividad era abismal y ya no me pasó lo del primer tiempo que “creí que el partido estaba terminado”.  Directamente me puse a pensar en Arsenal.

Pero Huracán tiene a Toranzo.

Entra el Pato al campo de juego y es como que el incendio se empieza a controlar.  Una vez controlado, recupera terreno.  Y al recuperarlo, Huracán fue una tromba.  Y llegan las que se yo cuantas situaciones, y llega el cabezazo de la figura, Candia, para meter el segundo.  Y el Pato seguía metiendo pases y el equipo tiró el resto y me acuerdo de una de Bajamich que pega en el palo y de varias, que se yo.  Pero no alcanzó.

En resumen, Estudiantes salió a jugar el partido como sabe hacerlo, sabiendo los errores del rival, haciendo tiempo, enredando al árbitro, siendo eficaz en su área y en la rival.  Huracán, salió con su esquema de siempre, que no le alcanzó pero el rival se fue con los pantalones mojados.  Analizando solamente el futbol sin todos los agregados, Estudiantes ganó bien.  Analizando los momentos del partido, tan importantes como el futbol mismo, Huracán debió empatar y no sé si algo más.  Pero Huracán no ganó en las áreas, y, lamentablemente, ese es el lugar donde el futbol se define.

Partido que duele.  Es como que ves venir al perro y sabes que te va a morder y no supiste como impedirlo. Duele.  Pero esto recién empieza, ya el sábado tenemos oportunidad de revertirlo.  A Arsenal hay que ganarle, si o sí.

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento