La opinión del hincha Huracán 1 Colon 1.

Volvía Huracán al Duco y los comentarios previos de la gente era lo que más sobresalía, teniendo en cuenta los magros resultados obtenidos hasta ahora.  Eran una mezcla de bronca con resignación, notándose en las caras que caminaban por Luna antes de entrar.

Kudelka se decidió y cambió el tradicional dibujo táctico que lo acompañó desde que llegó por un 4-2-4, con la inclusión del pibe Gauto un poco más retrasado de lo que es su posición habitual.  Y Huracán salió a matar, literalmente.  Los primeros 25 minutos fueron un vendaval de presión y futbol que ahogaban a Colon desde todos los sectores.  Personalmente conté cuatro situaciones clarísimas de gol hasta que Galván mete el testazo y pone al Globo ganando.  Era justicia “hasta ahí” porque el gol de Galván debió ser el segundo o el tercero por lo hecho hasta ese momento. Pero no pasaron ni quince minutos que Meza le comete faul a Wanchope dentro del área y Farías empata el partido.  De la nada, balde agua fría. Y fin del primer tiempo.

El segundo Huracán aflojó. El técnico mete a Bajamich por Cabral y a Toranzo (increíblemente errático en varias jugadas) por Gauto y la cosa no resultó.  El equipo no pudo volver a ser el de los primeros minutos del primer tiempo.  Y llegó la polémica, con un rebote que agarra Wanchope, se da vuelta y vence a Meza.  El negro se arrodilla frente a los Quemeros pidiendo perdón pero el juez para las acciones.  Desde Ezeiza los del VAR aseguran que hubo foul a Merolla y anulan el gol.  Nos salvamos.

Para resaltar, surge la figura de Fattori quien no solamente ya se adaptó al “mundo Huracán” sino que en este partido fue el que se llevó todos los aplausos.

No mucho más que decir sobre este cotejo ya que los últimos jugados fueron parecidos entre sí, con un Huracán empezando con todo, luego es como que se queda sin nafta para terminar el segundo tiempo dominando a punto de marcar un gol.  Pero los goles no vienen. Las situaciones se crean, pero la red del arco rival no se infla.  Y ese quedo característico luego de la presión inicial tampoco parece encontrársele una solución, ya que al no convertir el equipo “como que afloja” esa mencionada presión dejando al rival que se reponga.

Por razones obvias, ya casi quedamos afuera de la clasificación en esta Copa de la Liga, salvo un milagro.

Lo que viene es Aldosivi en Mar del Plata con un local que pelea arriba y con ciertas chances de seguir vivo en el campeonato.  Parada brava, bien brava.

 

Abrazo Quemero!!!

Carlos Biondi.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento