QUE EL V.A.R. NO NOS TAPE EL BOSQUE

Hace apenas una semana me preguntaba cuál era el verdadero Huracán, y ayer la respuesta me llegó solita, sin margen de duda, descarnada.  Huracán es el del último partido.

Uno puede refugiarse en lo insólito del gol anulado y desde esa bronca querer justificar todo, pero me parece un análisis mediocre.  El partido dura 90 minutos cuanto menos.  El suceso del gol anulado y el posterior gol del contrario duró en tiempo neto apenas 3 minutos.

Lo que merece todo el detenimiento es qué pasó en los 87 minutos restantes y la respuesta es lo mismo de casi toda esta etapa.  NADA.

Lentos en el traslado, todo lateralizado, inofensivo, defensores que pretenden salir jugando sin contar con las condiciones necesarias, delanteros que no rotan y quedan absorbidos con la marca, pelotazos sin sentido, centros de los marcadores de punta a la cabeza de los centrales contrarios y Cristaldo buscando asociarse sin encontrar interlocutores y no sigo porque casi todo lo escribí la semana anterior.

Para colmo de males Marcos Diaz otra vez regala un gol con dos errores groseros en la misma jugada.  De nada sirvieron la muy buena actuación de Fattori y el envión anímico y futbolístico que significaron las entradas de Toranzo y Cóccaro, ni siquiera una buena faena del pibe Cabral en varios pasajes del encuentro.

En todo el primer tiempo no le generamos una sola jugada de gol concreta a un equipo que dejaba claro que no estaba firme en defensa, que si lo atacabas lo lastimabas.  Era cuestión que Barracas se diera cuenta que no lo íbamos a agredir y se empezara a animar a jugar el partido unos metros más adelante y ocupar mejor los espacios en el medio.

Sólo hubo una leve brisa en el segundo tiempo cuando ingresó el Pato quien con sus 40 años a cuestas, la pidió, se la entregó a un compañero, puso 4 pases filtrados para un Cóccaro que intentó darle otra movilidad al ataque y le dio más aire a Cristaldo para que se soltara.  En medio de ese reverdecer llegó el gol y parecía que todo se encaminaba a una victoria tranquila.

Pero Huracán hizo la de siempre en esta etapa, cedió la pelota, se plantó más atrás pero ya sin ningún jugador de marca, entonces claro, regaló el medio y con muy poquito se empezaron a venir.  Y antes del gol Marcos había sacado un cabezazo de pique al suelo.  Mala decisión DT, después del 1 a 0 había que seguir teniendo la pelota y atacarlos porque estaban mal, se les notaba la fragilidad.  Puede ser que retrocedamos de local frente a Barracas?  Eso es de equipo chico, suena triste pero es la verdad.

La cosa sigue a la deriva y no es justamente por falta de tiempo de trabajo.  Veo mucha tibieza, mucha falta de respuestas y mucho pero mucho temor que se transmite desde el banco de suplentes.  Pero más me preocupa este negacionismo general que sigue sin ver el bosque.

Quemeros un fuerte abrazo

Flavio Tuvo.

 


  • DEJÁ TU COMENTARIO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento